lunes, 20 de mayo de 2019

El Cenizo

La imagen puede contener: una persona, de pie
 Ignacio Zuloaga: El anacoreta, 1907. Museo de Orsay, París.
Al cumplir los sesenta, se dejó crecer la barba y las ralas guedejas, vistiose de oscuro y dio en andar por esquinas y encrucijadas soltando su bíblica admonición: «¡Venga, bandarras! Estad preparados, alerta y vigilantes porque no sabéis el día ni la hora». No tardaron en llamarle El Cenizo. Ni parecía desagradarle.
...