jueves, 21 de junio de 2012

Letalnías


Dice el maestro de ceremonias:


Somos solventes
Somos disolventes
Somos envolventes
Somos absorbentes
Somos absolventes
Somos insolventes


Y a cada invocación, él mismo se contesta, para sus adentros y a modo de ora pro nobis, poseído de la manía letal que consiste en decir justamente lo contrario de lo que se piensa hasta que se deje de pensar en lo que se dice:


¡Que alguien nos rescate...
... d'una puta vez!


De forma y modo que en la plaza pública, en los foros mundiales y en los ámbitos fluorescentes el resultado suena como sigue:

Somos solventes
¡Que alguien nos rescate...
Somos disolventes
...d'una puta vez!
Somos envolventes
¡Que alguien nos rescate...
Somos absorbentes
... d'una puta vez!
Somos absolventes
¡Que alguien nos rescate...
Somos insolventes
... d'una puta vez!


Y así hasta el bostezo final. Y más allá.



4 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

No sé si estoy muy de acuerdo con estas "Letalnías". El presidente de ésta nuestra nación, así como sus ministros, dicen que ni hay ni ha habido ni habrá rescate. De donde se puede deducir que, como antaño, "España va bien".

La versión Tip/Coll, ya la conocía, y me parece muy bien lograda.

Qué tiempos, señor, señor...

Abrazos.

Olga Bernad dijo...

madre mía, qué buenos. Si no te agradezco la carcajada, no me quedo tranquila,-)

Alfredo J. Ramos dijo...

Así es, Antonio, tiempos en los que decir oficialmente lo contrario de lo que se piensa ya ni siquiera es garantía, como hasta ahora parecía, de que se vaya a hacer lo contrario de lo que se dice. Tal es el galimatías verbal y morral en que está instalado este ¿Gobierno? Un abrazo

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias por las gracias, Olga, que naturalmente hay que agradecer a los agraciados imitadores de la gracia original. ¿Qué sería de nosotros sin la risa!