viernes, 2 de marzo de 2012

Chiniaturas

Paisaje 2004. Imagen tomada de aquí.

       Con tinta china
       y papel de arroz
       pinto un estanque
       y una flor de loto.

       En la arboleda
       sueñan los gorriones.
       Hay junto al río
       cañas de bambú.

       Las nubes vuelan
       como mariposas.
       El agua tiene
       ojos de algodón.

       Qué alta, a lo lejos,
       con su barba blanca,
       la gran montaña…                                              
                                                    
         
                           (Para Guillermo, recién llegado al flanco  
primaveral de la familia. Y para Cecilia y Javier
que vinieron un poco antes. 
Entre los tres ya están fraguando nuevas historias.)


4 comentarios:

virgi dijo...

Lindos poemas, apropiados para las criaturas que ahora nos roban el corazón.
Sigo con los abrazos

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Virgi: esa clave infantil, a veces tan difícil, me sigue fascinando. Besos.

mabel casas dijo...

alfredo

esa clave infantil ...es la que nos continúa nuestro propio ciclo, y la tuya se lee llena de círculos nuevos en son de infancia

cariños

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Mabel, se me había traspapelado este comentario tuyo. Un beso.