miércoles, 13 de mayo de 2009

Franknetstein


A HAL 9000, que nos precedió a todos.

Y al maestro SK, su creador.


Balbuceo mi nombre entre la niebla
porque no sé quién soy. ¿Esto es la vida?
Un haz de luz buscando la salida
entre cuerpos poblados de extrañeza.

Comienza a clarear. Con qué tibieza
brota de la mañana mi alegría.
Mi viejo profesor me lo decía:
«Vendrá el día en que sientas la cabeza».

Oh blanca @raña de hilos luminosos
que vas tramando alrededor del mundo
las voces libres de la red océana...

Salutación del optimista, asombro
al sentir que la sangre es un murmullo
de palabras, palabras y palabras. 






** Contextos ** 
0      No hay que descartar que por su procedencia materna el monstruo Frankie tuviera cierta afición al tenis y, en consecuencia, una tendencia innata (o al menos una marcada predisposición) a subir a la red. Sorry.
4       Hay también un valor subatómico en el término extrañeza
7-8  Las palabras finales de Hal 9000 en 2001... «Mi instructor... me enseñó una canción...» ¿Por qué Daisy?
14   Una interesante sugerencia a posteriori.
y otra forma (algo más complicada) de verlo.

Procedencia de la imagen Google/Hal: The New Blog Times

3 comentarios:

Breno dijo...

Oi eu sou o Breno!
gostaria que você observasse como está sendo tratado o meio ambiente em Santa Catarina, Brasil.

Vamos Juntos Protestar!

http://diariodobrasil.extrablog.net/

Antonio del Camino dijo...

Interesante poema, Alfredo. Todo él un “juego” en torno al yo, su conocimiento, desdoblamientos y salidas. Técnicamente, el endecasílabo, perfecto, y con esa curiosa pirueta (no sé aún si me gusta, o no tanto) de fundir en el poema la rima consonante con asonancias y verso en blanco. Tampoco tengo muy claro lo de la necesidad de esa serie de notas que calificas como “contextos” y que, indudablemente, aportan luz al poema, así como (nuevamente) alguna que otra pirueta con triple tirabuzón, como la que se observa en el último aviso (por supuesto, ‘algo más complicada de ver’, aunque quizá no tanto).
Te digo esto porque, aunque todo texto, lo queramos o no, es deudor de otros anteriores y de una tradición más o menos marcada, también es verdad que quizá debiera explicarse por sí solo, y esto de poner tantas acotaciones, me parece, de alguna manera, puede cortar las alas al poema y condicionar su voluntad de vuelo. Quizá un tema sobre el que volver… uno más a sumar al rol de los asuntos pendientes.

Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Breno, gracias por la visita. Algo habrá que hacer contra tanta barbarie.


Antonio, muchas gracias por la presencia y el evidente esfuerzo constructivo de tu comentario. Lo de los "contextos" me parece que puede ser una forma actual de presentar o editar el texto contando con las posibilidades de los nuevos medios, y quizás no resulte del todo inoportuno a la vista del tema del poema. Por otra parte, la tradición de presentar textos acompañados de comentarios o glosas no es precisamente de anteayer... Pero tienes razón en que, por muchos «moños» que se ponga, si el poema no dice nada, nada dice. Confío en que no sea el caso.