viernes, 15 de octubre de 2010

Formidables



In memóriam Alberto Oliveras (1929-2010).

A la cortinilla musical de su programa Ustedes son formidables, que se abría con el cuarto movimiento, «Allegro con fuoco», de la Sinfonía número 9 «Del Nuevo Mundo» de Antonin Dvořák, le debo la primera, imprecisa pero ya contundente, noción del inmenso tesoro de la música clásica.

Desde entonces, la palabra "formidable" está unida en mi memoria y supongo que en la de muchos coetáneos a su nombre y a esa música.

Coincidencia que suma: el otro día, en lo de Gorbachov, volví a ver y pude saludar al periodista Antonio D. Olano, que recuerda en El País  sus colaboraciones con Alberto Oliveras, allá por los primeros sesenta. Como dice mi amiga María Teresa (que hoy celebra su santo: ¡felicidades!), ya va haciendo tanto de casi todo que...

En el vídeo, la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Herbert von Karajan.

4 comentarios:

virgi dijo...

Me has recordado un trozo de mi infancia. Yo en la cama, una de mis hermanas, en otra, oyendo ese programa...¡cuántas sensaciones de golpe me has traído!

Besos, te sonrío

moderrunner dijo...

Un nuevo amanecer, proporción formidable del gran movimiento.

:-)

Alfredo J. Ramos dijo...

Así es, Virgi, "un icono del pasado", como se dice ahora, aunque era entonces, quién lo diría, cuando se estaba gestando este recuerdo. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias por tu visita, Moder. Compases renacientes, sin duda, idóneos también para encarar el otoño. Un abrazo.