martes, 17 de mayo de 2016

Las calles

Decíamos ayer... 
(Bueno, han pasado ya cinco años, nada menos que un lustro, ¡quién lo diría!
Pero, básicamente, lo seguimos diciendo. 
Un poco menos jóvenes, ja. Y también más cargados de razones.)


No hay que darle muchas vueltas a las palabras para estar a favor de los que están en contra.
Son precisamente las palabras las que comienzan a darse la vuelta cansadas de estar en contra de sí mismas.
La cuestión está en las calles
De momento, más festivas que agresivas. 
Excitadas no tanto contra el sistema como contra sus mentiras, 
contra la burla de los que Ni ahora Ni acaso nunca 
se darán por aludidos. 

¿Alguien sabe dónde se encuentra la delgada línea roja
que separa el desorden ordenado del caos?


Mosaico interactivo de imágenes: # 15-M # Democracia Real Ya, tomada del blog Edén.


Entrada rescatada de los Baúles de la Posada
Primera publicación: 17/05/11, a las 20:20

9 comentarios:

fjramos dijo...

¿estamos ante la webrsión 2.0 del Mayo del 68?

Carlos Medrano dijo...

Cada vez que votamos a alguien le entregamos una parte de nuestro poder. Luego, cuando lo utilizan como les da la gana o en contra de nosotros, ya no tenemos escapatoria, habíamos contribuido a darles fuerza. Esa es una lección que aprender.

El voto en blanco es tan digno que debería estar representado en escaños vacíos de ahora en adelante.

Pero ejercer mi fuerza no significa un átomo de violencia. Al darme la vuelta para dormir no caben en mi descanso ni en los planes del día siguiente nada de la realidad que no me interesa. De lo contrario me olvido de mí mismo. Algunos, en cambio, a esta especulación le llaman cultura. Vivo y pongo en práctica la vida que me gusta. Combatir nuestros monstruos es darles consistencia, desde los psicológicos y proustianos hasta los ideológicos y sociales. Me permito disfrutar de lo que me gusta. Y que no se me olvide mañana. (Ahora no, acabo de ponerme un tinto que sabe a gloria)

Antonio del Camino dijo...

No sé si será que con la edad aumenta el grado de escepticismo, pero yo cada vez lo veo todo más negro. En este sentido, no me parece mal, y diría que también soy un militante de ella, esa filosofía que expone Carlos Medrano. Disfrutemos de lo que nos gusta y mientras podamos (que sea de un buen vino tinto, no es mala opción, no señor.)

Un abrazo

Carlos Medrano dijo...

Si creemos o percibimos que muchas cosas se están cayendo a pedazos, mi señor don Antonio, no es el mundo o nuestro paso por el mismo lo que es negativo o ha de apesumbrarnos. Deja que se caiga lo caduco, salvo que lo caduco también seamos nosotros mismos. Entonces sí que eso es más grave que haber perdido el pelo y no poder ya soltárnoslo.

Y claro que sí, un buen vino no tiene precio, ni un pedazo exquisito de queso, ni un amigo, ni un buen muslo gastronómicamente degustado (salvo los de la Pajín que pertenecen al imaginario erótico del heroico y locuaz alcalde vallisoletano, además ginecólogo). En fin, con lo que ayudaría dejar de ser tan serios, y tan cultos, y tan esforzados, y lo saludable que es disparatar un rato y reíamos de todo. Viva mi gato, que tampoco lo tengo ni le doy a leer nada de esto.

(Y ya se sabe, a río revuelto, ridículo de invitados. Me tomaré en serio esas concentraciones si queda algo de ellas una semana después de las elecciones. Lo veremos.)

Navajo dijo...

Lamento decir, querido posadero, que no acabo de creerme estas revoluciones de sms y tuitis, tan oportunas y diver, pero tan escasas de ideas, propuestas y objetivos. ¿Es politicamente serio preconizar el voto a cualquier opción que no sea PSOE, PP y CiU? Abundamos otra vez en esa teoría, tan querida por la derecha, de que todo es lo mismo, una teoría realmente radical salvo cuando se utiliza para favorecer a una opción política (el PP) a la que nunca le fallan sus votantes y que solamente pierde cuando los exquisitos y desencantados votantes de la izquierda se movilizan (caso, por ejemplo, de la victoria socialista en 2004).
Creo que la deteriorada situación de los jóvenes (y la de los viejos, los inmigrantes y las personas en general) merecería una iniciativa política más radical, más seria y más constructiva que lo que ofrecen estos "indignados".
Mayo del 68 admite muchas y muy distintas lecturas, pero allí había política; en la Puerta del Sol no sé realmente lo que hay.
Lo único cierto es que una vez más, mientras miramos displicentes el triste panorama político (hoy, buena parte de los panoramas lo son), la derecha se dispone a recuperar su finca, esta vez gracias a nuestros votos o nuestras ausencias. Y todos tan contentos; al final el general tenía razón con aquello del bien atado.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Me parece que el asunto daría para poner sobre la mesa un buen vino, e incluso un buen queso, y conversar a fondo sobre lo que está pasando. No creo que el asunto se pueda despachar a la ligera (lo que no es óbice para que pueda verse con humor), tampoco que se esté planteando (al menos de momento) revolución alguna; pero sí parece que hay más intención política que la que, si no entiendo mal vuestros comentarios, en general percibís, aunque advierto matices en cierto escepticismo compartido que veo al fondo de vuestros comentarios. Veremos qué da de sí el asunto, si se queda en una mera pataleta surgida al socaire del tufillo electoral, o si va más allá. Es curioso ver (y analizar) las reacciones que las manifestaciones están provocando en los diversos estamentos y partidos. Algunas son, de puro hipócritas, irresistiblmente risibles. No tardarán en aparecer las teorías conspiranoicas. Por uno y otro lado. Yo pienso que hay un descontento que ha tocado fondo y busca una manera de salir a la superficie. Ojalá lo logre. Y de forma pacífica.

Por lo que a mi posición respecta, estas movilizaciones no creo que vayan a influir en mi voto y mucho menos en mi convicción de que hay que votar. Pero me parece que en ellas se está fraguando algo más que una pura repetición de gestos agotados. Habría que debatirlo, ya digo. En todo caso, muchas gracias por vuestras aportaciones.

He incorporado a la entrada, en la primera línea, un enlace al Manifiesto Plural acordado en la Puerta del Sol en la madrugada del día 18. Para que no perdamos de vista de qué estamos hablando.

Carlos Medrano dijo...

El momento, Alfredo, en que se alcanza la masa crítica para un cambio, no se suele percibir, pero sucede lo que antes no era posible y lo que partir de entonces ya no tiene vuelta de hoja (analícense cualquiera de los giros inesperados que se tenga en la memoria). Es como los incendios o un ataque cardiaco: Una cuestión de salud, de curso más grave cuanto más ocultos o menos caso se ha hecho a los síntomas.

Por internet han circulado emails invitando al voto en blanco o nulo como protesta y es parte de lo mismo. Decimos votar por creencias de responsabilidad o compromiso, pero a nadie ilusionan ni puede llamar maravillosas las opciones clásicas que se presentan.

Socialmente se está pidiendo un cambio al que se verán obligados las rígidas estructuras de los partidos y que no me extraña que vaya a hacerse desde fuera. Nadie va a reconocer ni a ceder en sus abusos. Como el Vaticano, los partidos son organizaciones con arteriosclerosis que se enrocan (y cada vez con gentes más anodinas, sin preparación alguna y trufadas de enriquecimiento y desvergüenza)

Estas movilizaciones, pese a todas los escepticismos necesarios, son la punta del iceberg de una saturación lúcida. La masa, ya sabemos, no actúa como un artista de ballet. Y hasta el día de las elecciones, también se están moviendo muchos instintos primarios. Que tenga y vaya a caer primordialmente el Psoe en ellas, no significa que la limpieza y exigencia no vaya a afectar de ahora en adelante a todas las demás piezas y actuaciones de la política. La intolerancia con la degradación de toda la política ya está servida. Y no sólo en España. Lo dicho, tu olfato te ha hecho seguir esta historia, a mí me reconforta el efecto palpable de sus consecuencias. Véanse los artículos y tertulias. Es un debate de ideas necesarias que se están dando fuera de los mítines (¿o alguien lo hubiera esperado del discurso de Camps o Chaves, ejemplos similares de lo que fue en Mallorca María Antonia Munar?). Y que incluso en principio no hubiera planteado ni la prensa. (sigo sonriendo, cómo no hacerlo, suceda lo que suceda, el germen de lo nuevo ya se ha producido)

virgi dijo...

Espero que esa delgada línea coja su cauce en algún momento porque, al menos yo, creo que los movimientos en torno al 15M tienen su importancia. Pero el mundo se mueve despacio y el tiempo también, aunque tampoco estoy muy segura de ambas cosas.
O creo que de ninguna.
Pero la esperanza no la pierdo.
Abrazosssssssssssssss

Alfredo J Ramos dijo...

Gracias, Virgi. Es verdad que no son tiempos en los que sea fácil distinguir delgadas líneas. Ni siquiera es fácil saber hacia dónde hay que mirar. Pero hemos de seguir alerta. Y, por supuesto, no ceder en la esperanza, o cómo se llame ese instinto que nos lleva a querer creer... aunque no sepamos en qué exactamente. Ser conscientes de la perplejidad. Y luchar por que no nos suma en el olvido. ¿Algo asi?Besos, amiga.