martes, 5 de mayo de 2015

Volviendo a Supertramp

Probablemente no sea la mejor composición de Supertramp y tampoco podría decir hoy que siga siendo mi favorita. Pero durante algún tiempo no podía dejar de escucharla una y otra vez, seducido por su atmósfera envolvente, desde los acordes iniciales del piano (¿el mismo que aparecía cubierto de nieve en la portada del álbum, Even in The Quietest Moments...?), intrigado por los insertos de fragmentos del famoso discurso de Churchill ante el Parlamento británico al inicio de la Segunda Guerra Mundial (algo que tardé tiempo en saber), sobre el que se van superponiendo una especie de trompetería de circo romano (¿fanfarria viene de fan?), gritos de multitudes, campanadas rotundas de pesadumbre medieval..., efectismos que le daban a la composición un aire de "documento histórico" y afilaban su originalidad. El encantamiento proseguía con el arranque anunciado de una nueva melodía, ágil y pletórica, que se remansaba en una canción, mitad romántica y mitad profética, rematada a su vez por agudos gritos reveladores entre progresivos efectos de viento y cantos corales..., hasta que se ponía de nuevo en marcha otra melodía y la marea sonora conquistaba cada vez mayor amplitud para irse apagando (casi rompiendo) y finalizar con ciertos aires, no sé, como de opereta bufa. En fin, demasiadas sugerencias que volvían la pieza inagotable, y mucho más si había cannabis de por medio. Estoy hablando de la Obertura de los locos (Fool's Overture), el último y más largo tema del disco antes citado, aparecido en 1977. Esta versión, encontrada en Youtube y acompañada de unas imágenes de navegación filmadas desde un kayak, permite disfrutar la belleza de una música llena, pese a las apariencias, de pura melancolía. O será solo que han pasado ... ¡más de 30 años! El próximo 15 de septiembre, fecha redonda en mi calendario particular, Supertramp (o la formación que sigue llevando ese nombre, bajo la batuta de Rick Davies) actúa en Madrid, dentro de la polémica gira (19)70-(20)10. Aunque Roger Hodgson, el autor de esta y otras muchas canciones del grupo, no estará presente (acaba de actuar en los Veranos de la Villa de la capital con notable éxito), me gustaría ir a verlos.


Rescatada de los baúles de la Posada. 
Primera publicación, con el título "Resonancias (4): Supertramp"  09/08/2010 20:00

Posdata (5 de mayo de 2015). Reviso por puro azar la entrada y vuelvo a sucumbir al encanto de la canción de Supertramp. Refresco, en los posible, la no fácil interpretación de la letra que Hodgson canta en su característico falsete e intuyo que esa «gran caída» que la historia recuerda bien pudiera ser, más que una crónica del pasado, una profecía de este mismo instante: las palabras cuerdas de un loco que nadie quiere oír, quizás porque todos sabemos que en el fondo están diciendo la verdad.
Añado ahora, después de comprobar cómo en la Red se multiplican las referencias a esta pieza --que también en la Posada es una de las entradas con mayor número de visitas--, la que probablemente sea su mejor grabación en directo, de momento aún accesible en Youtube. Confío en que lo siga estando por mucho tiempo, para así poder disfrutar de uno de los grandes temas del rock sinfónico que tanto placer y estímulo nos proporcionaron en plena juventud.


6 comentarios:

autor dijo...

Alfredo: de los vinilos que aún conservo, posiblemente ese sea uno de los más queridos por mí, y concretamente esa melodía que citas hubo una época en que la escuchaba casi a diario.
Treinta años, ya.
Cómo pasa el tiempo.

Gracias por traerla.

Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Elías, celebro los gustos compartidos. Y hablando de "vinilos", acabo de leer un ingenioso comentario de Hidalgo Bayal en su blog, supongo que ya lo habrá visto. Lo cierto es que un buen vinillo no estaría mal para brindar por tanto tiempo pasado, y tan deprisa.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

30 no, 35 ya, que maravilla, las veces que la escucharía, fue el primer disco que me compré con 15 añitos y en un par de ellos cumpliré los 50
un abrazo a todos y enhorabuena por tan buen gusto

Alfredo J. Ramos dijo...

Gacias, Anónimo. La pieza sigue viva después de todo ese tiempo. Es, además, una de las entrada más vistas del blog. Por algo será. Un saludo.

Alí Reyes dijo...

Hermano, trato de pulsar la canción pero la plataforma no me lo permite...intentaré luego en otra máquina pues estoy en un cybercafé
¡Saludos desde Venezuela!

Alfredo J Ramos dijo...

Supongo que serán problema derivados del lugar de acceso. Tanto en mi portátil como en el iPad rulan sin pegas. Confío en que puedas disfrutar ambas versiones, muy potentes.

Por cierto, ¿sabés algo de Virgi? Hace mucho que no da señales, ni se pasa por su blog.

Abrazos desde La Prospe.