miércoles, 12 de septiembre de 2012

Trendingtópic


Las matemáticas nos ponen a salvo de la insania colectiva, del ruido envolvente frente al que a veces es tan difícil encontrar amparo, de la lluvia de estupidez que no cesa: cualquier cifra, por alta que sea, multiplicada por 0 es 0. Así de sencillo.

R. Magritte: Golconde. Col. Particular. Tomada de Fondation Magritte.

7 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Así de sencillo, y así de cierto.
Bien visto, Alfredo. No se puede decir más en menos.

Abrazos.

Navajo dijo...

Diría que antes tenías una visión más positiva, ¿será que te estás haciendo mayor?
Creo que hay un indudable interés (perceptible en casi todos los niveles) en popularizar y valorar la estupidez, de forma que incluso personas que sin ser definitivamente estúpidas en sí mismas, adoptan comportamientos estúpidos por mor de la moda, el éxito social o sencillamente porque es más cómodo ser estúpido que aparentar (y sobre todo ejercer) la inteligencia.
No creo que la cantidad de estupidez existente en el mundo haya aumentado más que la demografía, pero ahora ser tonto tiene premio.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio. Otro abrazo.


============

Navajo, pues algo de todo eso debe de haber, a ver si no: ¿que me hago mayor?, sin duda; ¿que lo que tú llamas una "visión más positiva" esté virando hacia terrenos más oscuros...?, puede que también, aunque me parece que aún no alcanzo tu definitivo descreimiento sobre cualquier posibilidad de cura en la causa humana, pero nunca se sabe. Me parece que no hay más remedio que blindarse (incluido un hipotético sentido de anglicismo en la palabra) frente a tanto cabestro y tontalabas como andan sueltos por doquier...

Olga Bernad dijo...

Mira, las matemáticas son un placer y, sí, un consuelo. Yo llevo 16 años trabajando en tareas contables y los números me han salvado la vida (y me han permitido ganármela). la fllología la llenó de preguntas, los números fueron la respuesta. A veces, lo único que cuadra en mi vida son las cuentas. Y cero es cero, irrebatiblemente. Alguna seguridad debemos poseer.

Alfredo J. Ramos dijo...

Luminoso comentario, Olga, gracias por compartirlo.

Carlos Medrano dijo...

Ya que tiene su inesperada y resonante sabiduría me anoto esta frase emblemática que dices "cualquier cifra, por alta que sea, multiplicada por cero es cero". Que aplicada a todo lo que en lo vital nos rebasa o agobia, obliga a encontrar el ejercicio adecuado por el que sea posible, verdadera. Y este no es más que el vacío, cuyo procedimiento es personal y ajeno por completo a la implicación con lo que vemos y el ruido: el silencio, la goma de borrar por la que ya no somos por fin nada de lo que vemos, aunque nadie lo valore o lo sepa, aunque -como el latín- parezca a quién sabe quién (muchos o pocos), algo no práctico.

Como en la canción de Aute, pasaba por aquí.Un abrazo entrañable, por supuesto.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias por pasar y por dejar tus palabras, Carlos, siempre tan dignas de relectura. Otro abrazo hacia la isla.