lunes, 26 de octubre de 2009

El monje y el gato (versiones y diversiones)

Durante mi reciente viaje por Irlanda pude ver en el Trinity College de Dublín una exposición sobre el Libro de Kells (la joya iluminada de su impresionante biblioteca) y otros antiguos manuscritos. La exposición estaba dispuesta al amparo de un hermoso lema, «Trocando en clara luz la oscuridad», tomado de un delicioso poema anónimo irlandés escrito en el siglo IX por un monje en un monasterio de St. Gallen, en tierras suizas (aunque hay discrepancias acerca de la procedencia). Copio aquí la versión, sin firma, que aparece en el folleto en español de la muestra (del que también he tomado la imagen superior).


Pangur Bán

Solemos yo y Pangur Bán, mi gato,
en lo mismo los dos pasar el rato:
cazar ratones es su diversión,
cazar más bien palabras mi pasión.

Es preferible a todo aplauso humano
sentarse con papel y pluma en mano;
y Pángur no me mira con rencor,
siendo él también sencillo cazador.

Frecuentemente, un ratoncillo errante
cruza el camino de mi gato andante;
alguna idea más, frecuentemente,
coge en sus redes mi afilada mente.

Vigila el muro con sus ojos vivos,
redondos, maliciosos, agresivos;
escudriñando el muro del saber,
mi poca comprensión busco extender.

Día tras día, a Pangur su ejercicio
lo ha hecho ya perfecto en el oficio;
yo noche y día alcanzo más verdad,
trocando en clara luz la oscuridad.


El poema me resultaba vagamente familiar. Buscando en mi biblioteca, no tardé en descubrir que ya había leído otra versión del mismo, aunque no la recordaba. La localicé en el volumen La poesía irlandesa, una breve pero sustanciosa antología traducida (a partir, creo, de versiones inglesas) por Marià Manent y publicada por Plaza y Janés en 1977, en su colección «Selecciones de Poesía Universal». Manent, en una nota previa, afirma, entre otros detalles, que «es un poema marginal del Codex S. Pauli y se atribuye a un estudiante del monasterio de Carintia». Confrontando ambas versiones caí en la cuenta de que la incluida en el folleto, probablemente realizada a partir de una versión inglesa, no estaba completa (quizás por necesidades de espacio) y me puse a indagar en la Red.

La búsqueda fue fructífera: no sólo localicé el texto original (puro hermetismo para mi absoluto desconocimiento del gaélico) sino que también encontré numerosas versiones inglesas, entre ellas las probables fuentes tanto de la traducción de Manent como de la arriba copiada (cuyo autor no he podido localizar). No tardé además en constatar que el poema es un verdadero clásico en el ámbito anglosajón. De hecho, cuenta con versiones inglesas realizadas nada menos que por W. H. Auden y por Seamus Heaney.

Hace unos días, Jordi Doce colgó en su blog Perros en la playa su traducción de otro espléndido poema de tema felino, obra en este caso de Peter Redgrove (El gato de Zoe), como regalo para celebrar el medio año de vida de Bigotes, el gato de su hija. En un comentario a la entrada mencioné a Pangur Bán y de allí surgió el ofrecimiento de Jordi de traducir la versión de Auden, al tiempo que sugería la posibilidad de que Rivero Taravillo, que lo sabe todo de las letras de Irlanda (y al que no es difícil suponer al cabo de la calle del asunto), hiciera lo propio con el original gaélico (no me extrañaría que esa traducción ya forme parte de su Antigua poesía irlandesa, pero no he podido comprobarlo).

Para que no caiga en el olvido la propuesta, aquí copio ambas versiones (dejo de momento a buen recaudo, para no complicar más el juego, la traducción de Heaney) y espero con expectación que, si se tercia, prosiga la diversión. De momento, tengo la sensación de andar dando vueltas a una intrincada madeja de sentidos, transformado yo también en puro felino feliz bajo la mirada un tanto mosqueada de Pancho, mi perro, que permanece atento a la jugada.


Pangur Bán

(Original irlandés tomado de esta web; confío en que sea una transcripción fiable.)

Messe ocus Pangur Bán,
cechtar náthar fria saindán:
bíth a menmasam fri seilgg,
mu memna céin im saincheirdd.

Caraimse fos (ferr cach clu)
oc mu lebran, leir ingnu;
ni foirmtech frimm Pangur Bán:
caraid cesin a maccdán.

O ru biam (scél cen scís)
innar tegdais, ar n-oendís,
taithiunn, dichrichide clius,
ni fris tarddam ar n-áthius.

Gnáth, huaraib, ar gressaib gal
glenaid luch inna línsam;
os mé, du-fuit im lín chéin
dliged ndoraid cu ndronchéill.

Fuachaidsem fri frega fál
a rosc, a nglése comlán;
fuachimm chein fri fegi fis
mu rosc reil, cesu imdis.

Faelidsem cu ndene dul
hi nglen luch inna gerchrub;
hi tucu cheist ndoraid ndil
os me chene am faelid.

Cia beimmi a-min nach ré
ni derban cách a chele:
maith la cechtar nár a dán;
subaigthius a óenurán.

He fesin as choimsid dáu
in muid du-ngni cach oenláu;
du thabairt doraid du glé
for mu mud cein am messe.


El poema de Auden

(Más que una traducción o versión, parece una recreación del tema; lo he tomado de esta web.)

Pangur, white Pangur, How happy we are
Alone together, scholar and cat
Each has his own work to do daily;
For you it is hunting, for me study.
Your shining eye watches the wall;
My feeble eye is fixed on a book.
You rejoice, when your claws entrap a mouse;
I rejoice when my mind fathoms a problem.
Pleased with his own art, neither hinders the other;
Thus we live ever without tedium and envy.


6 comentarios:

cristal00k dijo...

Seguro que Pancho, conoce todas las versiones del poema de Pangur Bán... Se le ve listo e ilustrado.

¿Y porqué, sin entender ni una palabra, me resulta tan cercano el gaélico?

Abrazos.

Shandy dijo...

Ni idea de ese poema de Pangur Ban, acabo de descubrirlo. Mmmm Felinos "espreitantes" a la caza de ratones o palabras. Busqué en "Los señores del límite" de Auden ese poema, pero no lo trae. De Gaélico nada, y de inglés no tengo los conocimientos para comprender bien. De todas formas, el de Auden más parece una reinterpretación o una versión bastante libre del original.
Curioso el poema, se agraece que lo dejes aquí.
Y voy a ver si aplicándome al ejercicio, como Pangur, me prefeccionó en el oficio.

Besos de cazadora furtiva

Anónimo dijo...

Cristal, lo de tu extraña familiaridad con el gaélico puede que se deba al común ancestro celta, que estará gravitando sobre tu sensibilidad, si no desde el idioma sí a través de la "masa de la sangre". Digo yo. Gracias, amiga.

**********************

Shandy, al ser un trabajo "marginal" de Auden, parece lógico que no figure en esa excelente antología que citas, preparada y traducida por Jordi Doce, que fue precisamente quien inicio (en su blog «Perros en la playa») el tema gatuno. He podido ver en wikipedia que esa versión de Auden fue convertida por el compositor Samuel Barber en una de sus Hermit songs. Está claro que el gato monacal y medieval ha tenido un largo y variado recorrido. Un abrazo.

Alfredo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Valdejimena Valle dijo...

Soy otro monje como el de la narración que también soy traductor y escritor. Y tengo mis gatos compañeros en mi blog, por un monje ermitaño he escrito mi propia experiencia vivencial con Whithy, mi gato blanco. Tantos siglos entre nosotros y la misma experiencia y vida. Fue emocionante descubrir a un hermano del pasado con un mismo espíritu... Fr. Francisco

Alfredo J Ramos dijo...

Y emocionante es su comentario, hermano Francisco. Y una alegría que ese oficio tan noble y hermoso de «trocar en clara luz la oscuridad» siga teniendo continuidad a través del «mester de clerecía», al que tanto debe la cultura. Y si además se hace en compañía de gatos, mejor. Ya decía Borges que Dios creó al gato para que el hombre pudiera acariciar a un tigre. Gracias por la visita y el comentario. Y un saludo fraternal.