domingo, 12 de septiembre de 2010

Lope, la peli


Este Lope de Lope apenas tiene
la trama teatral de sus primeros
amores, con sus lances pendencieros
de pasión, genio y burla. Y se entretiene,
con tino impar, en evocar el pene-
trante don del poeta, sus ligeros
versos de oro, sobre un rumor de aceros
capa y espada al fin que va y viene.
La historia pinta bien: buen vestuario,
rica la ambientación, guión discreto
y un gran plantel de actores bajo el foco.
Pero hay algo..., no sé..., deficitario:
como cuando le falla un pie al soneto,
esta peli de Lope cojea un poco.

(Y no deja de ser una tragedia
que apenas haya humor en el retrato
de quien, con su Arte nuevo, dio al teatro
español la verdad de la comedia.)


Imagen superior::
Un momento del rodaje de Lope. Fotografía tomada del blog De Cine y Series.


12 comentarios:

virgi dijo...

No la he visto, pero el aroma que me llega es a algo hecho a la carrera, sin profundizar en un personaje y una época tan rica (y no por lo de S. de Oro)
Olvidé decirte antes que me gustó esa foto nocturna.
Un fuerte abrazo

Antonio del Camino dijo...

Pues veremos el Lope que no es Lope,
aunque no mataré por poder vella.
El tráiler no me invita: uno recella
de que Lope, en el Lope, al fin se arrope.

Y aunque quizá con Lope uno se tope
a lo largo del film —alguna huella
habrá quedado en él de tal estrella
de la escena— tal vez Lope se hope

entre las bambalinas y el jaleo
de un Lope comercial o de tebeo,
en donde el gato Gato se hace liebre.

En fin, que iré a ver Lope, y, mientras tanto,
acudiré a sus versos y a su canto:
allí donde mi Lope no se quiebre.

Ahora, en prosa: adecuado y bien traído el soneto para la reseña de la que se ocupa.

Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Virgi, me parece que no te engaña el olfato, aunque también creo que, si te decides a ir a verla, disfrutarás con algunas escenas. Otro abrazo para ti.

manolotel dijo...

Muy bueno el soneto amigo Alfredo. Buen humor correspondido en la respuesta de Antonio que me atrevo a intentar parodiando el soneto de Lope modernizándolo en honor a tu posada


Jopé, tarde llegamos ¿Hay posada?
Llamad más fuerte amigo Del Camino
-¿Quién es? - ¡Gente que quiere un vino!
-Del prístino licor no queda nada.

-(Entonces no es Alfredo: es la criada):
Perdone, no le entiendo el desatino
- Si no dorada buscan de Gambrino
que ahuquen es mejor angosta arcada.

-(¿Habla español?): Mujer, ¿nos abre el paso?
-Cuando el purpureo, vuelvan, sol, señores
que el amo ya estará despierto en flores.

-Temo Antonio que erramos el Parnaso.
Mejor vamos al cine a ver a "Lope"
que la dan segun creo en cinemascope.



Si todas las reseñas fueran así los flojeras como yo iríamos más al cine :-)

Un abrazo

Alfredo J. Ramos dijo...

Chapeau, Antonio, al mejor estilo improvisatorio. La escena en la que Lope improvisa un acróstico ante alguien que duda de su genio, aunque probablemente exagerada, es una de las más divertidas de una película cuya principal defecto es que sabe a poco..., pero que se deja ver. Debe de haber por ahí algún soneto de Lope que ya lo presagiaba... A ver si damos con él. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Ja, ja, Manolotel, ¡menuda ronda! Vuelvo a destocarme. Con tanto endecasílabo tan bien desenfundado, la Posada va a parecer, no sé, cuanti, ¡la Hostería del Laurel! Otro abrazo.

[Para contextualizar la parodia, aquí cuelgo el soneto aludido, cuyos protagonistas, como es sabido, son Boscán y Garcilaso:]

-Boscán, tarde llegamos. ¿Hay posada?
--Llamad desde la posta, Garcilaso.
--¿Quién es? --Dos caballeros del Parnaso.
--No hay donde nocturnar palestra armada.
--No entiendo lo que dice la criada.
Madona, ¿qué decís? --Que afecten paso,
que obstenta limbos el mentido ocaso
y el sol depinge la porción rosada.

--¿Estás en ti , mujer? --Negóse al tino
el ambulante huésped. --¡Que en tan poco
tiempo tal lengua entre cristianos haya!

Boscán, perdido habemos el camino;
preguntad por Castilla, que estoy loco
o no habemos salido de Vizcaya.

Alfredo J. Ramos dijo...

Amigos, las pesquisas dieron resultado. En una edición apócrifa de las Sobras completas del Fénix (¿el gato Gato?) he encontrado esta pieza doblemente profética, ya que en su desarrollo va desde el pasado al presente y de éste a un temible futuro, televisivo por más señas. La copio, sin prescindir del título e interpretando libremente algunos renglones que en el texto están poco legibles, como roídos de ratones. Con licencia.


Contempla Lope las imágenes de Lope
y muestra sus cuitas por los males
que podrían sobrevenirle en lienzos
no por más menguados menos pericolosos.



Cuando me paro a contemplar mi historia
y a ver los pasos por do me han traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera aún ir mi gloria.

Pues cuando en Telecinco veo la Noria,
y tanto mal, me toma lo temido:
bajo estas luces más he yo sentido
ver acabar conmigo y mi memoria.

Sufriendo estoy que me entregué sin arte
a quien supo perderme y acabarme
sin mucho tino y acaso sin querello.

Mas si la gran pantalla pudo casi matarme,
la otra, que es la tonta, al retratarme,
pudiendo, ¿qué hará sino hacello?

Anónimo dijo...

Desde Pernambuco, el licenciado Souto Vello, que se dice amigo de un amigo de Mestre Egidio, me comunica, en correo extraordinario, que posee una edición de la obra antes citada y que en ella aparecen estas variantes sobre el poema reproducido (curiosamente, coinciden con las zonas más corruptas de mi edición):

Verso 6, en vez de "tanto mal" se lee "y su albañal";

Verso 13: en vez de "tonta" dice "boba" (que viene a ser lo mismo, pero sin duda parece más de Lope).

Dejo constancia.

No digo yo que no vayan a aparecer más correcciones.

AJR

Anónimo dijo...

Analizados -soneto y variantes- bajo la lúpa crítica de algunos estudiosos, aun teniendo a Lope por autor de tales testimonios y a pesar de las posibles variaciones que pudieran todavía aparecer, hay algo que lleva a plantear la duda sobre la autoría verdadera del soneto: sobre todo, en lo que se refiere al terceto final, en donde se combina un verso alejandrino con ese eneasílabo final, si bien es cierto que en él podrían contarse once sílabas haciendo caso omiso de las sinalefas. Sin embargo, tales estudiosos, hacen cábalas y se preguntan si el verdadero Lope hubiera dado a luz soneto tal.

Por otra parte, la sustancia del asunto cabe en lo que sería materia propia del poeta. Con lo cual, las dudas permanecen y todo lo anterior quédase en nada.

Ansí mismo, el otro soneto, traído por el Muy Ilustre Vate manolotel, aporta lustre al tranco que nos ocupa y que tan bien encabezado está por el soneto del también Ilustre Ramos.

Dije. Digo.


A.C.G.

Anónimo dijo...

Lo del alejandrino que señala A.G.C parece claro; se ve que al vate se le quedaba corto el renglón de a 11 y siguió hilando. Sobre el verso final, es verdad que parece eneasílabo, aunque no deja de tener también cierto aire de familia ¿No suena como muchos de esos de autores dados a medir sin tirar apenas de licencias sino contando más bien por netas sílabas, como a veces hacían los ya mentados Boscán y Garcilaso, e incluso el propio Lope? ¿No estará Lope, como se dice ahora, intertextualizando? Hay algo que no casa en todo esto. Sería bueno que tanto el citante (AJR) como su corresponsal pernambucano, si es que asoma por aquí, volvieran a contrastar las fuentes.

Pharos

Píramo dijo...

Están todos ustedes deliciosamente locos. Qué buena carcajada me he echado gracias a sus versos. Y qué reconfortante saber qué existen personas como ustedes.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Píramo, ya sabe que es un "mal" contagioso. De hecho, y dada sus indudables conocimientos profesionales sobre el tema, tal vez podría contribuir a aclarar la leve controversia sobre ese presunto soneto de Lope: ¿cree usted que pueda ser de él, incluso más allá de las bien visibles interpolaciones? Un cordial saludo.