sábado, 24 de junio de 2017

Agua nueva



San Juan, que toca a fuego
y salta junto al agua.
Para que ardan los días
y la sed no se pierda.
El corro de los ojos
asomados al brillo
de la luz fugitiva
y las dulces costumbres.
El cuenco donde vibran,
en medio de la noche,
partículas que aguardan
el milagro del alba.
Y saber que es preciso,
 entre hierbas y pétalos,
morir en cada gota,
arder en cada llama.
Ritos que, como lienzos
que envuelven la memoria,
son surcos del deseo,
vieja sabiduría:
la mano de mi madre
viene, remueve el agua
y veo su sonrisa
meciéndose en las olas.



Qué fuerza tienen los símbolos y los ritos de la Noche de San Juan. 
Son capaces de imponerse sobre la indolencia, la tristeza, el desasosiego o los estados de ánimo tendentes a la planicie mental.
Por no hablar de los calores precoces y traidoramente sobrevenidos. 
Ni de otras trampas escondidas en los caminos del día, como fieras rugientes en medio de la maleza. Por no hablar..., en general.

De los muy variados ritos con que se celebra esta noche mágica, sin despreciar los del fuego y su poder en verdad hechizante y purificador, prefiero la sencillez del agua nueva, una tradición que aprendí de mi madre, Generosa, y que ella, a su vez, aprendió de la suya, Josefa. 
Provistos de algunas hierbas sencillas y unos pocos pétalos de flores comunes, incluso sólo con la desnudez de los deseos y la caricia de la costumbre, basta con poner un cuenco con agua al oreo de la noche para lavarnos con ella –ojos, sienes, labios– a la mañana siguiente. 
Y  hasta puede beberse, si fuera menester.

Imágenes: Sol mayor en el Mar Menor y Cunca de Josefa.
©AJR, 2017

miércoles, 21 de junio de 2017

Pentáculo



Que nos quiten lo raído.
Que nos quiten lo reído.
 Que nos quiten lo rígido.
Que nos quiten lo roído.
Que nos quiten el ruido.


(Pentáculo vocálico permutante, 
de eficacia probada para combatir el calor: 
basta con silabearlo con la mayor lentitud posible 
durante 15 respiraciones yóguicas completas, 
y sus efectos son inmediatos).

martes, 20 de junio de 2017

Tuits sobre Twitter (5)


[081] ¿Hasta dónde podemos hablar? ¿Cuánto estás dispuesto a escucharles? Un aspecto positivo de Twitter es que acota esas dudas, las mide. (22/9/15)

[082] Hay un Twitter de día. Y un montón de noches. (24/9/15)

[083] Parece mentira, pero ya hay musgo en Twitter. (24/9/15)

[084] En Twitter, como en tantos otros medios, hay una fuerte tendencia a confundir la resonancia con la redundancia. (24/9/15)

[085] Estaría bien poder comprobar de forma objetiva cuántas tendencias de Twitter pueden considerarse como tendenciosas. (25/9/15)

[086] Como ocurre en el resto del universo, bastante más de la mitad de cada tuit es, de forma inevitable, pura materia oscura. (8/10/15)

[087] Parece que algunos poetas están indagando qué tipo de métrica se acomoda mejor al preciso fraseo del tuit, tuit, tuit. (8/10/15)

[088] Viejos publicistas reivindican como prototuitera la famosa campaña de los bolígrafos BIC: «Tuit naranja escribe fino, Tuit cristal...» (8/10/15)

[089] Tuitear se parece mucho al juego de las siete y media: importa más no pasarse que quedarse corto. (8/10/15)

[090] ¡Que nombren de una vez a Baltasar Gracián santo patrono laico de Twitter! Y que nadie tome su nombre en vano. (8/10/15)

[091] «¿Qué está pasando?», pregunta la página de Twitter cuando la abres para tuitear. Esto es precisamente lo que está pasando. (9/10/15)

[092] Otra vez vagando por Twitter con el complejo de Pulgarcito e incapaz de encontrar la miguitas que guíen la vuelta a casa... (14/10/15)

[093] ¿Sabían que la razón de ser de los 140 caracteres no es otra que la de multiplicar por 10 los 14 versos del soneto? Yo tampoco. (20/10/15)

[094] Minipalíndromos, nanorrelatos, poemiguillas, jibarismos, chisgarabíes... Son algunos de los nuevos géneros de la twitteratura. (20/10/15)

[095] «¿Qué está pasando?», dices mientras abres esta pantalla con tu icono azul. ¿Y tú me lo preguntas? ¡Lo que pasa eres sobre todo tú! (22/10/15) (variante del 091: el número policial)

[096] En Twitter todas las historias comienzan «in medias Red». (22/10/15)

[097] Tus tuits y tú al fin fundi2. (22/10/15)

[098] Lo único verdaderamente imprescindible en un tuit es el "tú". Y el "it" lo sabe. (22/10/15)

[099] A menudo avanzar por la aceras de Twitter es lo más parecido a meterse en el metro en hora punta. (22/10/15)

[100] Todo a cien. Por hora. (22/10/15)


*****Desde que me di de alta en Twitter, allá por enero de 2015, he ido dedicando algunos de mis tuits a reflexionar  y bromear sobre el propio carácter de esa red social como reflejo de mis tratos con ella. Es una sección que llamo «metatuíteres» (me hubiera gustado llamarlo «tuiterías», pero el nombre ya estaba "cogido") y que, si bien algo olvidada últimamente, todavía mantengo activa. He creído conveniente reunir y recuperar ahora, en entregas sucesivas, esos "trinos", más que nada para tenerlos a mano y disponibles en un espacio, como el del blog, que me parece menos vertiginoso y menos volátil, al menos mientras los ciberpiratas, en cualquiera de sus encarnaciones, nos den tregua. Al trasladar los textos, he aprovechado para editar algunos de ellos y hacer leves correcciones. También he añadido enlaces -generalmente, vídeos- que pueden servir para matizar o ilustrar las ocurrencias.  En todo caso, he procurado mantenerme fiel a la intención original y me he ceñido, salvo alguna excepción, al tórculo de los 140 caracteres.






domingo, 18 de junio de 2017

Callejero

El 24 de abril de 2013 publiqué este post. Por mera casualidad, hace unos días pude saber a qué respondía la iniciativa de tan original callejero. Lo explico al final.








Casi al mismo tiempo que el Ayuntamiento de Madrid se disponía a dedicar una calle de la ciudad, todavía sin localizar, a Margaret Thatcher, algunas esquinas del barrio de Prosperidad, en torno a la calle Clara del Rey, aparecieron rotuladas con los nombres que muestran las fotos, realizadas en la noche del pasado día 22 (abril de 2013). Un día después (es decir, anoche, día 23)  ya no estaban. No me consta que entre ambos hechos exista alguna relación. Tampoco he podido averiguar la intención práctica, si alguna había, de esta «intervención poética urbana». Si no fuera por las imágenes, diría que todo fue fruto de un paseo envuelto en ensoñaciones, siguiendo el rumbo que suelo negociar con Pancho, no siempre sin disputa. Pero aquí están las pruebas.
Fotos © AJR, 2013

Pues bien, algunos años más tarde, he podido averiguar que se trataba de un homenaje al escritor Medardo Fraile, tal como lo cuenta la Wikipedia al final de la entrada dedicada al escritor:
«El 21 de abril de 2013, un mes y medio después [de] su fallecimiento, en un acto simbólico en el barrio madrileño de Prosperidad, se rebautizaron varias calles con títulos de sus cuentos así como una plaza con su nombre, por iniciativa del colectivo de orientación surrealista "La llave de los campos", del cual Fraile era miembro honorífico, con el título de 'Ministro de los barcos a la deriva».
Alguno de esos rótulos, junto con el nombre de la plaza, aún permanecen. Y celebro haber podio descifrar al final su enigma y entender su sentido. La gran diferencia es que Pancho ya no está. 


Entrada rescatada de los arcones de La Posada.
Primera publicación: 24/4/13 a las 20:00 horas.

sábado, 17 de junio de 2017

Chicho y Cía


Era Ferlosio y oí: «Sol, Re, Fa, Re».
(AJR, 8:23 Palíndromos ilustrados, LXIV)

Las imágenes corresponden a los momentos finales de
Recordando a Chicho Sánchez Ferlosio, reportaje sobre un homenaje 
celebrado en el «Café La Manuela», de Madrid, 
el 4 de noviembre de 2003, unos meses después de su muerte.
En él aparecen, además de su hermano Rafael, algunos de sus amigos. 
Un gran documento de una época que va dejando de ser la que ahora vivimos.

viernes, 16 de junio de 2017

Finnegans Cubic



En este lado del descarnado itsmo.
Este del lado en itsmo descarnado.
 Lado del este descarnado en itsmo.
Del itsmo en este descarnado lado.
Descarnado itsmo en lado del este.
Itsmo descarnado del en este lado.


(Dado: Joyce: Finnegnas Wake, 
trad. de Marcelo Zabaloy, Cuenco de Plata)


Para celebrar el Bloomsday de 2017.
¿Habrá alguna vez un Finnegans Day?

miércoles, 14 de junio de 2017

Quedarse dentro


Desde que vi en una parada del bus 9 el impactante cartel anunciador de Déjame salir (Get out), me entraron ganas de ver la película. Y eso que no soy muy aficionado al género de terror hacia el que claramente se dirigen la imagen y el diseño elegidos para promocionar este filme, el primero de su director, el actor y comediante televisivo Jordan Peele, del que hasta ahora lo desconocía todo. Sin dejar de valorar la posibilidad de caer en esa trampa política tan habitual que consiste en darse la razón a uno mismo para no sentirse defraudado, debo afirmar que mi intuición no falló: Déjame salir —traducción inexacta e inapropiada del título: Márchate, o incluso un expresivo ¡Fuera! serían preferibles tanto desde el punto de vista lingüístico como para resumir el argumento— es una buena película, con una historia potente y creíble, excelentes interpretaciones y la que tal vez sea su principal virtud: una narración concebida y realizada de modo tan eficaz, que te mantiene pegado a la butaca desde la primera mirada que se cruzan sus protagonistas, una pareja de novios, negro él, blanca ella, al emprender un viaje hacia la casa familiar de la chica para que sus padres conozcan a la persona con la que está compartiendo su vida.

Desde el primer momento —en concreto, desde la primera vez que un policía blanco aparece en escena— se advierte que el asunto del racismo va a ser el tema central de la película, pero está abordado de una forma que resulta, además de sorprendente, muy ilustrativa de los tiempos que se viven en la América de Trump (también en la de Obama). Asimismo, se evidencia hasta qué punto ciertas actitudes que la corrección política parece haber barrido del mapa de hecho están enquistadas en importantes estratos sociales dando cobijo, y en su manifestación más odiosa, al viejo problema del color de la piel y a las más virulentas reacciones que a él pueden asociarse. No me es posible ser más preciso sin peligro de destripar un argumento cuya eficacia descansa en varias sorpresas y, sobre todo, en un giro de la historia ideado y ejecutado con mano maestra.

Otro de los aspectos que hacen de Get out una película muy recomendable es el excelente manejo de las situaciones cómicas, es especial a través de un personaje, amigo del protagonista, que, además de resultar decisivo en el desenlace, es el que va ofreciendo, a lo largo del viaje al infierno en que se convierte lo que iba a ser un apacible fin de semana familiar, un eficaz contrapunto narrativo, algo así como un principio de realidad que aquilata y da más credibilidad al clima un tanto onírico en que transcurre la historia.

En resumen, Get out es un muy meritorio primer trabajo, concebido dentro de las pautas del cine de género, pero mezclando con enorme habilidad ciertas dosis de terror y una permanente intriga —su principal virtud— con eficaces toques de comedia. Todo ello al servicio de una historia convincente y en el fondo original, aunque deudora de algunas referencias cinematográficas, desde Adivina quién viene esta noche hasta La semilla del diablo, sin olvidar cierta atmósfera a lo Eyes Wide Shut —expresamente mencionada— o algún guiño que me pareció ver al clima humano tan opresivo de Deliverance. Si se suman los excelentes trabajos interpretativos de todo el elenco, ni que decir tiene que estamos ante una opción muy recomendable para quedarse dentro de una sala fresquita durante las casi dos horas que dura el largometraje.

martes, 13 de junio de 2017

Tuits sobre Twitter (4)


[061] Si uno se fija bien, por su sonido y su sentido un tuit es un tuiut, de igual modo que obviamente un tweet es un teeweet. (4/8/15)

[062] Cóctel tuit. Mezcle tuits varios en rodajas en una coctelera. Espolvoree comas y puntos. Agítelo bien. Sírvalo. Silbe. (5/8/15)

[063] Émulo de Babel y copia de sí mismo, Twitter está a mitad de camino entre el zigurat babilonio y aquel mareo de zarzuela. (7/8/15)

[064] Tuitear, teitar, techar, tentar, testar, trenzar, trastear, tratar, tramar, trabar, tragar, trajinar, triscar...: ¡cuántos sinónimos del verbo trinar! (9/8/15)

[065] Este es un tuit vacío. (0/0/00)

[066] Lo quieras o no, eres lo que tuiteas: antorcha y humo. (21/8/15)

[067] «#hastag los webos de Twitter», dice el robot corrector.

[068] Enunciado: Tal vez T(witter) sea la más reciente manifestación del río flluyente de H(eráclito), que vuelve a arrasar la choza zen de P(arménides). (23/8/15)

[069] Y esos barrios de la Red donde se celebra una Tomatina cada día... (27/8/15)

[070] En todo buen tuiteador hay escondido un viejo grafitero. (Tal vez frustrado. Puede que frustrante). (27/8/15)

[071] Leyendo en la pantalla, a menudo echo de menos la posibilidad de ver el texto al trasluz. Aquella vieja prueba de la tipografía. (1/9/15)

[072] Mantra del día: «Una vocal calva / no es lo mismo que / una consoñante / con un buen tupé» {ajr}. (3/9/15)

[073] La nueva tableta especialmente diseñada para tuitear se llamará @erpizarrÍnk. (3/9/15)

[074] Más vale tuit en vano que cieno volando. (6/9/15)

[075] Agravios comparativos: el afán del ciclista por llegar a la meta y la indiferencia mostrenca con que la meta acoge su llegada. (6/9/15)

[076] Una categoría filosófica poco explorada, pese a los esfuerzos de la lógica formal, es la de «conciencia de uso». (6/915)

[077] En un mundo objetivo no hay mayor dignidad que la de usar y ser usado. Ni más grande estupidez que la avaricia. (6/9/15)

[078] A muchos tuíteres se le ven los hilos. Y hasta la tramoya. (6/9/15)

[079] ¿Tramoya, dices? ¡Pero cómo eres! Y cómo te gusta asomarte al despeñadero de la rima fácil. (6/9/15)

[080] No dejes para mañana lo que puedas callar hoy. (18/9/15)

****Desde que me di de alta en Twitter, allá por enero de 2015, he ido dedicando algunos de mis tuits a reflexionar  y bromear sobre el propio carácter de esa red social como reflejo de mis tratos con ella. Es una sección que llamo «metatuíteres» (me hubiera gustado llamarlo «tuiterías», pero el nombre ya estaba "cogido") y que, si bien algo olvidada últimamente, todavía mantengo activa. He creído conveniente reunir y recuperar ahora, en entregas sucesivas, esos "trinos", más que nada para tenerlos a mano y disponibles en un espacio, como el del blog, que me parece menos vertiginoso y menos volátil, al menos mientras los ciberpiratas, en cualquiera de sus encarnaciones, nos den tregua. Al trasladar los textos, he aprovechado para editar algunos de ellos y hacer leves correcciones. También he añadido enlaces -generalmente, vídeos- que pueden servir para matizar o ilustrar las ocurrencias.  En todo caso, he procurado mantenerme fiel a la intención original y me he ceñido, salvo alguna excepción, al tórculo de los 140 caracteres. 






viernes, 9 de junio de 2017

Ulises al regreso


«A Penélope, polen: ¡epa!»

Cuántas veces, durante el periplo, incluso al demorarse en otros cuerpos o al notar que su sangre se erizaba con nuevas melodías, no sintiera Ulises rebrotar el aguijón de su deseo más profundo, la aventura creíble y aún urgente de volver a penetrar en la gruta conocida, yacer en el rincón de su recreo y proseguir allí descubriendo los tesoros concretos del amor que sosiega y nos hermana con el alma del mundo.

Imagen: Francesco Primaticcio, Odiseo y Penélope, 1563.

(AJR, 4:17 Palíndromos ilustrados, LXIII)


martes, 6 de junio de 2017

Tuits sobre Twitter (3)


[041] Enfiladas, las letras de todos los tuits que se están escribiendo ahora en el mundo darían varias veces la vuelta al ídem. (3/5/15)

[043] ¿Quién maneja los hilos del tinglado? He ahí una pregunta que no suelen hacerse las marionetas. Salvo excepciones. (3/5/15)

[044] En muchos tuits siempre falta una silla. (3/5/15)

[045] Ten cuidado, lector, con este tuit, A poco que te descuides, no podrás dejar de darle vueltas. (3/5/15)

[046] Vistos por detrás, casi todos los tuits están huecos. (5/5/15)

[047] Escribir un tuit de una belleza semejante al segundo gol de Messi y después abandonar para siempre las redes sociales. (6/5/15)

[048] Al avanzar por los campos minados de Twitter, no siempre es fácil distinguir entre los hunos y los orcos.  (28/5/15)

[049] Las redes sociales, a diez/doce años vista, ya parecen gigantescas montañas de escombros de lo que un día acaso fue la realidad. (28/5/15)

[050] ¿Y si Internet fuera sólo un sueño de ovejas eléctricas? (28/5/15)

[051] ¿Y por qué la RAE se empeña en llamar tableta a lo que, obviamente y al menos desde los hititas, es tablilla? (6/6/15)

[052] «Mientras usted lee/escribe estas líneas, el Gobierno de Estados Unidos está tomando nota» (Edward Snowden). (5/6/15)

[053] De aquí a la eternidad. Con todas las secuencias. Y en presente eterno. No lo olviden. Ni olviden que no podrían hacerlo. (17/6/15)

[054] Lo extraño de algunos «tuíteres» es que, por mucho que te fijes, no se les ven los hilos. A la mayoría, en cambio, sí. (6/5/15) [Variante del 043]

[055] El mejor tuit probablemente no sea el tuit despiadado sino aquel que no se pía. (25/6/15)

[056] ¡Hay que ver las cosas que hemos visto! Twitter sin duda demuestra que ver es volver a ver. Y, como dijo CJC, ver volver. (25/6/15)

[057] ¿Por qué llamarlo trendingtópic si la mayoría de las veces no pasa de ser un batuitburrillo. (30/6/15)

[058] «No hay bandera que no esté teñida de sangre inocente», escribe/tuitea David Trueba en su columna de El país. (17/7/15)

[059] Plutón, Plutón, qué lejos y qué lúgubre. (17/7/15)

[060] A veces se palpa que debajo de los 140 caracteres está la tierra fértil abonada por el silencio bien masticado. (4/8/15)


** *Desde que me di de alta en Twitter, allá por enero de 2015, he ido dedicando algunos de mis tuits a reflexionar  y bromear sobre el propio carácter de esa red social como reflejo de mis tratos con ella. Es una sección que llamo «metatuíteres» (me hubiera gustado llamarlo «tuiterías», pero el nombre ya estaba "cogido") y que, si bien algo olvidada últimamente, todavía mantengo activa. He creído conveniente reunir y recuperar ahora, en entregas sucesivas, esos "trinos", más que nada para tenerlos a mano y disponibles en un espacio, como el del blog, que me parece menos vertiginoso y menos volátil, al menos mientras los ciberpiratas, en cualquiera de sus encarnaciones, nos den tregua. Al trasladar los textos, he aprovechado para editar algunos de ellos y hacer leves correcciones. También he añadido enlaces -generalmente, vídeos- que pueden servir para matizar o ilustrar las ocurrencias.  En todo caso, he procurado mantenerme fiel a la intención original y me he ceñido, salvo alguna excepción, al tórculo de los 140 caracteres.