viernes, 29 de julio de 2016

Trigal con cuervos



I
Están ahí, no son lo más oscuro
ni simbolizan nada malo.
Tan sólo cuervos
que escrutan el trigal
mientras cae la tarde.
Y ya se alejan.

El día que no vengan
y no sea necesario espantarlos,
contra qué el arma,
contra quién.


II
Pero todo está lleno de presagios:
el campo es un incendio,
los caminos se han vuelto impracticables,
las aves vuelan bajo,
el horizonte al fin es un abismo,
hay claros mensajeros de la muerte.
¿El arma contra el pecho es la salida?
El hombre ha de morir para que crezca su arte.
«Ya no te pesaré más, hermano» (a Theo).






Aunque no existen pruebas concluyentes, algunos estudiosos consideran que Trigal con cuervos pudo ser el último cuadro pintado por Vincent Van Gogh, en julio de 1890, pocos días antes de que el artista, en medio del campo y al atardecer, se disparara en el pecho produciéndose la herida que le causaría la muerte (29 de julio). Cuando salía a pintar por los alrededores de Auvers-Sur-Oise, Van Gogh solía llevar consigo un revólver que al parecer empleaba para espantar a los cuervos.

(Van Gogh Museum, Amsterdam).


Rescatado de los Arcones de la Posada. 
Hoy, 29 de julio de 2016, se cumplen 126 años de la muerte de Van Gogh 
Primera publicación: 21/05/2009; 23:31 hora de verano de Europa Central








3 comentarios:

Susana dijo...

Fantástica descripción de lo que debió de ser el paisaje (también interior) del momento. "Contra qué el arma/ contra quién". Espantar pájaros a tiros puede ser una explicación, puede. Pero puede que hiciera ya tiempo que sintiera que debía ser más liviano...

Alfredo J. Ramos dijo...

Claro, Susana, es sólo una hipótesis, una imaginable circunstancia azarosa capaz de servir como vehículo y causa instrumnetal de una decisión ya instalada en su ánimo o, si hacemos caso a la interpretación que le dio Artaud (que llamó a Vab Gogh el «suicidado por la sociedad»), fruto de una sorda e implacable confabulación. Gracias por tu visita y tus palabras.

Jordi Doce dijo...

Hermoso poema, Alfredo. Impresionante, con dos finales conmovedores. "¿El arma contra el pecho es la salida?"--

Abrazo fuerte, y gracias por la pista. J12