viernes, 13 de noviembre de 2015

Rulfo, de viva voz



Esta manera de «leer» a Juan Rulfo, con frituras y ecos como de dictado al fondo, pero en la propia voz del escritor, es una experiencia inolvidable. El texto («¡Diles que no me maten!», uno de los cuentos más desoladores de El llano en llamas) nos llega de una forma que lo vuelve una realidad física inmediata, muy poderosa, cercana a una percepción que roza los límites de la absoluta objetividad. Quiero decir que es así, sin duda, cómo Rulfo entendió el texto, que este era el ritmo y ese el fraseo con que resonaba en su cabeza, incluidas algunas licencias gramaticales que el texto escrito, o su edición, no se permitió. Y aunque su «realización» puede que no sea la más perfecta desde un punto de vista «interpretativo», sí es la más exacta. O, al menos, la que más cerca nos deja del espacio íntimo de la creación de estas palabras prodigiosas.

Rescatado de la arcones de La Posada. Primera publicación: 04/10/20013, a las 18:27.

Hoy, viernes 13/11/2015, en el Día de las Librerías y para conmemorar el sexagésimo aniversario de la publicación del otro gran título de Juan Rulfo, Pedro Páramo, la librería de Madrid que lleva el nombre del escritor mexicano ha organizado una lectura continuada de la novela, a la que me hubiera gustado sumarme. Como no me será posible, sirva esta republicación como reconocimiento y homenaje a una de las voces imprescindibles de nuestra lengua. Y con el añadido, además, de que otro gran autor mexicano, Fernando del Paso, acaba de ser distinguido con el premio Cervantes. 
Cuántas cosas buenas nos han venido de México, empezando por la labor de foco cultural que la librería del Fondo de Cultura Económica, recientemente reinaugurada, lleva décadas realizando en pleno corazón de Moncloa, al pie mismo de la Ciudad Universitaria. 

2 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Escuché por primera vez esta grabación de Juan Rulfo en la casa de Félix Grande y Paca Aguirre. Hace casi una década y, sin embargo, recuerdo el recogimiento extremo con que oíamos la voz de Rulfo, ese "diles que no me maten..." pronunciado con la voz de un fantasma encogido. Fue un instante mágico, como ahora al revivir aquella experiencia. Un abrazo fuerte.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, José Luis. Una voz, la de Rulfo, que "imprime carácter": una vez escuchada, se impone en cualquier otra lectura que podamos hacer de su corta pero imprescindible obra. Gracias por tu comentario. Y otro abrazo, amigo.