domingo, 5 de enero de 2014

En la noche de Reyes, una voz...

Mosaico de la iglesia de San Apolinar Nuevo, Rávena.
¡Arrima la mirra!

[AJR, 3:13; Palíndromos ilustrados, XXXV]


Teníamos claro lo de oro. Y estábamos familiarizados, a través de los cultos religiosos, y mucho antes de que la ola hippie (o, ahora, jipi) nos volviera a acercar sus aromas, con el incienso. Pero a ciencia cierta nadie sabía qué era la mirra. Aún hoy, aunque le pongamos la referencia genérica de «resina aromática» y hasta nos documentemos visualmente en alguna página web, nos sigue pareciendo, con mucho, el más enigmático de los regalos que los Magos año tras año llevan al portal.  Por eso, escuchar en el silencio de la noche de Reyes ese grito, entre avisador y suplicante, «¡Arrima la mirra!», me hace pensar que hay misterios que nunca se desvelan del todo y magias de efecto permanente. Y está bien que así sea. Toda epifanía, ya sea bíblica, joyceana o puramente lúdica, tiene cierta condición de iceberg. Estas palabras en forma de vaso de ofrendas no son una excepción: ¡Mirra! 
Dicen que en noches como esta
los deseos tienen alas. 

1 comentario:

Alfredo J. Ramos dijo...

Yo creo que la mirra pertenece a aquel campo conceptual del rito que todos nos negamos a perder con la edad; así que el día de Reyes es el empeño en perpetuar los deseos, más allá de la noche. Que tengas un buen año, Alfredo.

Publicado por JOSÉ LUIS MORANTE para La posada del Sol de Medianoche a las 7 de enero de 2014, 19:47