jueves, 7 de noviembre de 2013

Dejen paso


A mi tocayo Pérez Rubalcaba, al que Felipe González acaba de jubilar con un elogio envenenado (que la «mejor cabeza política que tenemos en España» carezca de liderazgo es en verdad llamativo), se le presenta este fin de semana, en la Conferencia Política del PSOE, una nueva oportunidad de dar ejemplo. Ya la tuvo en el debate del estado de la nación, cuando Rajoy difícilmente hubiera podido soportar un envite que propusiera el autoapartamiento como un camino transitable (o, de haberlo hecho, hubiera sido con un coste político mucho mayor). Y vuelve a tenerla ahora, cuando la desmoralización del país y el descrédito de la política han seguido tocando unos fondos que ya empiezan a parecer algo más que subterráneos. El líder socialista debería tener el valor de saber despedirse. Pero junto con la suya, la retirada a un segundo plano sería deseable que incluyera a toda una amplia nómina de miembros del partido que han demostrado carecer de algo que ahora es más necesario que nunca: la capacidad de avivar un indicio, por mínimo que sea, de que la pesadumbre que nos oprime cada vez más tiene algún remedio. Parece evidente que el Partido Socialista está muy lejos de poder volver a ser un catalizador de entusiasmos y pragmatismos, como ocurrió el 28 de octubre de 1982. Pero el desastre que se nos está viniendo encima es de tal magnitud, que va a resultar muy difícil salir de esta pesadilla enquistada sin contar con una alternativa creíble (aunque haya que hacer un acto de fe muy grande) y capaz de poner freno a las devastadoras galopadas que se adivinan en el horizonte. Vivimos una situación de emergencia. Por favor, no se atrincheren tras la puerta en ruinas. Sean sensatos y dejen paso.


Imagen: No es la calle Ferraz, sino el famoso paso de peatones de Abbey Road.

2 comentarios:

cristal00k dijo...

Eso pensé, en cuanto vi la foto. Por lo demás, blanco y en botella y 'amén' a todo. Pero me temo, que en este país de dinosaurios... no tendremos tanta suerte. Porque está visto y demostrado, que aquí, el que pilla poltrona, no la suelta así le maten... y maricón el último!

En fin! y aunque mientras tanto nos llueva encima como nunca antes... esperemos que el tiempo todopoderoso, acabe por poner a todo el mundo en su sitio. Porque otra cosa, salvo que ocurra un milagro 'mariano' (que va a ser que no...) no tiene visos de venir :(

¡Y que vivan los puntos suspensivos!

Bicos, paisano.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Cristal. Me temo que tienes toda la razón. Pero habrá que seguir insistiendo. Máis bicos.