martes, 29 de octubre de 2013

Tiempo cortado

MC Escher, Cinta de Moebius II (1963)
Abruma pensar en los libros que quedan por leer. Y aunque no lo pensemos, hay una tristeza infinita manando de los libros que no leeremos nunca. Tantas citas volando por el aire como cintas de colores, nubes en blanco y negro, o pájaros, o cometas que te pueden transportar a otros mundos, «otros ámbitos», sugerencias de frases enlazadas como eslabones de una cadena que a veces es ya tu secuencia de adn, tu adán interior e imaginario, el origen del que te crees que vienes y el sueño que vuelve para darte una clave olvidada del caos de tu vida, de la atmósfera en la que tu piel se abre como una fruta y sientes que las gotas de lluvia, con su sonido hondo, son perfectas en su humildad y en su infinita misericordia. Rezos paganos, trazos viejos de la canción y deseos que corren por tus nervios como hormigas gigantes por los mecanos de la realidad, a punto de desvanecerse si dejas de nombrarlos, y a punto de que caiga la noche o de que por fin empiece la música. Y respiras. Detienes el pulso de esta correría que no es escritura automática, pero sí tal vez escritura-señuelo, aquella en la que uno corre detrás de una señal precisa y contundente, pero en el fondo efímera, inasible, gato encerrado en su limbo cuántico, del que nunca sabrás si aún respira o es solo la aureola que segregan tus células al sentirse alarmadas cuando, entre todas las demás inquietudes, se abre paso el sabor de la derrota que, sin embargo, no enturbia la fresca sensación de la carne puesta a prueba en una nueva evidencia del milagro de vivir.


(Tiempo contado, 14 abril 2012, sábado, 16:41)

6 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Yo sólo diría: "Amén". No puede expresarse con más exactitud y belleza.

Abrazos.

virgi dijo...

Lo inasible nos hace creer, totamente, que es posible tornarnos en casi dioses. Una escritura soberbia, aunque he de decirte que tuve que leerlo un par de veces y con toda mi concentración.
Pues más besos

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio, abrumado (¡y amenizado!) me quedo. Aunque creo que «sí, se puede» (;-), como se dice ahora de tantas cosas. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Virgi, gracias por tanta atención. Y besos más.

cristal00k dijo...

Pero escritura al fin, y de la buena!!

Estoy con ellos.

E unha aperta, rapaz

Alfredo J. Ramos dijo...

Graciñas, amiga, tan xenerosa como sempre. Bicos.