jueves, 10 de octubre de 2013

Lluvia necesaria



¡A la calle! (Y ella cala)

Progresa, pero muy lentamente, el otoño. Quizás no sea el que corresponda. Hay algo en el aire que nos dice que caminamos, de nuevo, hacia un retorno de la estación deshojada del 74, del 75, quizás del 76. De otro siglo hablo.

Tiempos duros aquellos, pero llenos de esperanza. 
Tal vez lo que pasara fuera sólo que éramos muy jóvenes.
Aunque aún no sabíamos, con toda su crudeza,
qué necesaria iba a ser de verdad la lluvia.

Por eso, otros cuarenta años después (¡se dice pronto!), seguimos cantando. Para que llueva.

[AJR, 6:17; Palíndromos ilustrados, XXX]

4 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Pues sí, Alfredo, tanto como entonces tiene que llover a cántaros. ¡Quién nos lo iba a decir! Coincido con el verso del poema referido a la juventud; especialmente, digo, que, coincidir, coincido con todo él.

Gracias por traer a Pablo Guerrero, siempre grato.

Abrazos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio, por la sintonía permanente. Y también por llamar al texto "poema". Solo quería ser una nota para acompañar este juego de los "palíndromos ilustrados", aunque la disposición, los efectos de edición y acaso alguna frase como la que mencionas, pueden dar idea de tal. Aparte, claro, de tu benevolencia. Así que no se hable más: acepto "poema" como nombre de la cosa. Lo de verdad importante es que llueva de una buena vez. Otro abrazo.

cristal00k dijo...

Ay! sí... A ver si por fin 'diluvia' de una vez por todas.

Alfredo J. Ramos dijo...

Falta fai, miña amiga, falta fai.