domingo, 25 de agosto de 2013

Arca Sacra



Días intensos de navegación. Ayer cruzamos la Puerta de Tannhäuser y hoy hemos puesto rumbo al Confín Génesis 7-23. Estamos a punto de dejar atrás el universo conocido. En las grandes bodegas de Arca Sacra todas las criaturas que pudimos salvar duermen sin pulso. Ya he activado el proceso de hibernación de Estela, tras revisar su cápsula y besar una vez más sus labios. Me dispongo a entrar en mi camarote para el largo sueño mientras escaneo estas líneas de mi pensamiento sobre la memoria central. El programa se pondrá en marcha en treinta segundos. Todo queda a partir de ahora en manos de GZK-95, el noeneón androclónido al que tanto debemos, y su cohorte de valerosos iceenes, los recién simbiotizados Iaes Cyborges Nanoexpertos, nuestra gran esperanza. Confío en que sepan conducirnos a un lugar donde... 

Arriba, El arca de Noé (detalle), ilustración de Eduardo Arroyo para La Biblia. 
Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2404.

2 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Interesante micro, palíndromo incluido, con actualización del episodio bíblico. Navega muy bien esta arca sacra.

Abrazos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio. Esta vez probé con el molde de la ciencia-ficción, mezclándola con inspiraciones bíblicas, quizás no tan alejada, la Biblia, de ciertas aventuras utópicas y, especialmente, apocalípticas. Otro abrazo,.