martes, 29 de enero de 2013

Un sombrero para el rey


(En el Mural de la Posada,  dejada por mano de uno de sus huéspedes y acompañada de las imágenes que también reproduzco, aparece hoy esta «Carta abierta, con una sugerencia, al rey Juan Carlos I de Borbón». No lleva firma legible, aunque tampoco es anónima, y dice lo siguiente:)



Majestad, muy señor mío:

Disculpe el atrevimiento de estas letras que seguramente nunca llegarán a molestarle. Aunque quién sabe... Internet lo está poniendo todo patas arriba y estamos viendo cosas que no habíamos siquiera sospechado. El caso es que, al enterarme de que su colega y coetánea, la reina Beatriz de Holanda, ha decidido pasarle el testigo con forma de cetro a su hijo de 45 años, me he acordado del monóculo del general Spínola, protagonista de una historia que VM, tan bien informado y conocedor de la importancia que algunos sucesos de apariencia anecdótica pueden alcanzar en tiempos cruciales, sin duda tendrá presente. No negaré que ese recuerdo es, quizás como todos, un capricho de la memoria, pues las circunstancias que ponen a uno y otro hecho en contacto sólo guardan cierto parecido, algo así como un aire de familia. Pero la similitud sin duda existe. Y es sabido que las analogías las carga el demonio.

Es el caso que el mencionado general portugués, famoso por portar un monóculo en su ojo izquierdo (¿o era el derecho?), publicó en 1974 un libro titulado Portugal y el futuro, en el que sugería algunas salidas para la dictadura salazarista apalancada en el país vecino. Al poco tiempo hubo en Madrid, según los rumores y muchos testimonios, ciertos movimientos postales, a la usanza de entonces, cuyo destinatario fue el general Manuel Díez-Alegría, por entonces jefe del Alto Estado Mayor del Ejército. Se decía que todas esas cartas coincidían en un punto: contenían monóculos, en algunos (pocos) casos, reales y con su cristalito bien pulido, aunque la mayoría lo que portaban eran imágenes de monóculos recortadas de anuncios, de viejos grabados o de viñetas humorísticas publicadas en la prensa de aquellos días.  La intención era evidente, además de ingeniosa. Díez-Alegría estaba considerado como uno de los pocos mandos "aperturistas" del ejército español.  En alguna ocasión se le había oído mostrarse convencido de que «el ejército debe de estar supeditado al poder civil, sea éste del signo que sea». Aquella correspondencia si duda le animaba a explorar la posibilidad de desempeñar en la España de entonces un papel similar al que estaba teniendo el general Spínola en Portugal.

Fiado en que esa analogía conserve cierto poder de persuasión, del que quizás carezcan otros argumentos de peso que podrían esgrimirse (y están en la palestra), me atrevo a enviarle con este mensaje, y con el debido respeto, un simbólico sombrero que Su Majestad sin duda sabrá interpretar en su recto sentido. Confío en que este gesto y la imagen le lleven a meditar sobre la trascendencia del momento que todos vivimos en España, también y acaso de forma especial (aunque por motivos de naturaleza bien distinta) la monarquía. Y que esa meditación se plasme en decisiones.

Es muy probable que haya llegado el momento, hoy mejor que mañana, de dar pasos que dentro de poco tal vez puedan ser tardíos o, aún peor, inútiles, quién sabe si imposibles. Esta sociedad, que quizás nunca fue monárquica, más allá de cierta sensibilidad a flor de piel y una marcada propensión al histerismo gratificante, es palmario (las encuestas lo muestran) que ha empezado a dejar de ser juancarlista..., además de estar, como suele decirse y viene a propósito, hasta el gorro de tantas cosas... «Saber retirarse a tiempo es una victoria», dice un viejo aforismo.

Majestad, en corto y por derecho: ¿no ha llegado ya la hora de la jubilación?

Sin otro particular, reciba un saludo cordial.

PD. Por si hubiera alguna duda lingüística acerca del significado y uso de cierto verbo, he aquí el correo que hoy distribuye entre sus suscriptores la FUNDÉU.


Imágenes: la ya casi exreina Beatriz de Holanda, con uno de sus sombreros, reproducido también arriba. Foto Getty Images. Tomada de aquí.

8 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Excelente columna. Merecería ocupar la contraportada de alguno de nuestros diarios de más tirada. Y sí, la pregunta se la hace más de uno.

Abrazos.

Navajo dijo...

La propuesta es buena, y oportuna, pero tal vez el otrora “joven monarca” (¡Señor, Señor, las cosas que hemos visto y lo que ha llovido desde entonces!) arguya ahora el ejemplo de su prima Lizzie, al parecer decidida a que su primogénito Charles acceda al trono desde el geriátrico o, lo que sería peor, el de su antecesor en el cargo, que mantuvo la lucecita encendida mientras todo a su alrededor se iba a la mierda.
Confiemos, no obstante, en tu acreditada clarividencia, que podría estar apoyada en este caso por esa quizá significativa portada del colorín de “El País”, con un maduro Felipe, convenientemente agrisado para la ocasión en barba y aladares.
Sea una cosa o la contraria, nosotros, el pueblo soberano, siempre tendremos la alternativa de aplaudir ... o que nos aplaudan.

virgi dijo...

Pues no sé, muy confiado lo veo.
Lo que no veo es como va a seguir esta corona, con tanta desvergüenza que va aflorando.
Ya es que no creo ni en el calendario (me acaba de salir así, debe ser el inconsciente, señor, señor!!!)

Alfredo, mi abrazo grande por tu inspirado y tierno haiku.

Fernando Ramos dijo...

Muy bueno, excelente punto de partida para promover una campaña de cambio de rumbo, aunque después habría que hacer otra para mejorar a los políticos.

Me quito el cráneo, y el sombrero...

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Amtonio, siempre tan generoso, Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Pues sí, Navajo, las cosas que hemos visto..., y las que, aun sin verlas, sospechamos. Y quién sabe las que nos quedan aún por ver. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Ja, ja, Virgi, ese "ateísmo" si que es profundo..., pero quizás tenga su lógica: ¿no será esa medida cuartelaria del tiempo que el calendario encarna el soporte de todos los chanchullos e, incluso, la principal estafa? Celebro que te haya gustado el haiku, salió solo. Otro beso.

Alfredo J. Ramos dijo...

Tienes razón, Nando, hay que mirar en otras muchas direcciones. Gracias por tus palabras (y no te "destapes" tanto que aún queda invierno).