jueves, 20 de diciembre de 2012

Un viejo estribillo




La Navidad es un viejo estribillo. Tan pegadizo como la cantinela incombustible de los niños de San Ildefonso. Como los anuncios que vuelven a repetirse y vuelven a beber. Como los villancicos, ¡claro!, con ese lúcido, paradójico, estremecedor «no volveremos más» (nosotros, no ellos). Y la alegría por decreto se hace larga, interminable, agotadora, cada vez más insufrible. Y más bien triste... Hasta que alguien te susurra al oído, o te deja en el buzón de recoger imeils, esta Bei Mir Bist Du Schöen, la loca canción yidis que te envuelve en su swing, te hace sentir bien y te lleva a bailar por toda la casa mientras en tu cabeza se proyectan las más divertidas escenas de aquel cine mudo que ahora vuelve a estar tan de moda. ¡Saber que somos hermosos para alguien! No hay mejor estribillo. Si acaso, sólo saber que alguien siente lo mismo. Y volver al refrán. Y a la danza.

3 comentarios:

Fernando Ramos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando Ramos dijo...

Espero que en uno de esos felices bucles volvamos a vernos este año otra vez, tan bien (o mejor), que en ediciones anteriores.

Besos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Aunque muy a destiempo, y cuando ya algunos de esas expectativas felizmente se han cumplido, acuso recibo. Un abrazo.