miércoles, 24 de octubre de 2012

¿Aleluya o réquiem?



Del gran L. E. Aute, en verdad grande por tantas cosas, no puede decirse que sea, precisamente, la alegría de la huerta. Quiero decir que la ironía y el humor de sus canciones, que sin duda existen, rara vez  suelen llevar aparejados gestos alegres. Y a nadie se le oculta que las letras de este excelente poeta y enorme verbívoro caen más del lado de la gravedad, lo serio, lo reflexivo, lo tierno y lo punzante, que de la risa franca. Piénsese, por ejemplo, en el concepto de "aleluya" (alegría) que desarrolla su famosa canción de ese título (en concreto, «Aleluya número 1»). ¿No son sus dísticos (sus "aleluyas") a modo de concisos partes de defunción que, uno tras otro, nos enfrentan a la cruel presencia de la pelona inmisericorde...?  Por si había alguna duda de que eso sea así (un aleluya en son de réquiem), aquí está esta impagable (de hecho, es gratis) versión de Los H.H. tomada de un viejo programa de TVE: una interpretación que subraya el perfil adusto de la letanía  hasta extremos cercanos al rigor mortis. Por la fecha (1967), la grabación debe de ser contemporánea del estreno de la canción, y de cuando pudimos escucharla y hasta bostezarla, niños aún, en boca de la gran (en todos los sentidos) Massiel. Que el programa donde se emitió la pìeza se llamara Teleritmo no deja de dar pie a sesudas reflexiones. Estamos vivos de milagro.

3 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Me quedo con la versión de Aute. Sobre todo con la que hizo años más tarde, en la que cambió el estribillo por ese Sombras sobre luces / en la clara oscuridad / de este mundo absurdo / que no sabe adónde va. La de los H.H. me recuerda bastante, en cuanto a orquestación, a la versión de Massiel. En cualquier caso, un primer aleluya (después han venido unos cuantos más en la carrera de Aute) redondo. Aleluya o requiem, tanto da.

Gracias por compartir el hallazgo.

Abrazos.

Antonio del Camino dijo...

Réquiem se acentúa.
Réquiem se acentúa.
Réquiem se acentúa.
Réquiem se acentúa.

(me lo copia 100 veces) Guiño cómplice.

Abrazos ortográficos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio. Yo también creo que la voz de Aute da con el justo equilibrio fúnebre ma non troppo de este "aleluya". En cuanto a lo de las tildes, no te preocupes: total, junto a los apóstrofos, virgulillas y otros signos de esos que los gramáticos (y los viejos correctores ortotipográficos) llaman diacríticos, puede que ya no sean más que criaturas en proceso de extinción. Los avances de las hordas twitteras, eseemeeseicas y guasaperillas, junto con la desidia cuando no apoyo de la RAE, amenazan con liquidar esos matices de la lengua escrita. Todo sea por la facilidad de la "comunicación"... hasta hacer posible la Babel total. Abrazos.