lunes, 21 de mayo de 2012

Inenarrable FFG



No sé bien por qué este vídeo en el que Fernando Fernán Gómez recuerda su participación en El espíritu de la colmena logra, siempre que lo veo (y lo hago a menudo), alegrarme el día.
Anda perdido por algún rincón privado de la Posada, y es posible que de extranjis algún huésped veterano ya lo conozca. Pero creo que merece ser proyectado en primer plano. A ver si entre todos los adictos averiguamos algún detalle significativo capaz de resumir el gozo.

*******
Estas pistas son citas, creo que literales, de lo que FFG dice en la pieza (por si alguien no dispone de algo más 10 minutos).

«Me encontraba donde nos solemos encontrar los actores casi siempre...: esperando trabajo.

»No entendí nada... No solo no entendí el desarrollo de la historia, sino que no entendí tampoco bien mi personaje...

»Decidí decir la verdad...

»... Y que no necesita él para nada que lo entiendas tú...

»... Uno de los trabajos más importantes que he hecho y, sin embargo, vista la película mi trabajo tiene muy poca importancia... Una de las cuatro o cinco [películas] más importantes que me ha tocado en suerte.

»... Para un público posterior, que entonces era inexistente.

»Una profunda sinceridad.

»Yo no sé cuál es el espíritu de la colmena, no es que no sepa lo que quiere decir ese título, es que ni siquiera sé a qué se refiere el espíritu de la colmena... Este no saber, percibir solo de la película su belleza, su poesía, es lo que le da su singularidad.

»No saber lo que estaba sucediendo... sabía lo que estaba sucediendo, pero no sabía para qué.

»Lo que había conseguido hacer Erice es eso tan difícil que puede considerarse cine poético.

»La enorme seguridad con que se atrevió el director...

»Uno de los escasísimos ejemplos en que el director de cine ha conseguido, no con la palabra sino con la imagen, hacer poesía...»

2 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Yo sólo recuerdo que la vi de muy joven y me encantó. Me dejó verdaderamente un no sé qué un poco inexplicable que entonces, con la natural intuición de la primera juventud, tampoco me preocupé por explicarme. Me gustaría volver a verla.

Alfredo J. Ramos dijo...

Estoy seguro de que te volverá a encantar, Olga, y probablemente algo más. Es una película que, lejos de haber envejecido, ha ganado en belleza con el paso del tiempo. Y, como dice FFG en su magnífica explicación, es uno de los más claros ejemplos de lo que se puede entender por cine poético. Un abrazo.