sábado, 28 de abril de 2012

Voces de 3 tiempos


William Eggleston, Main Street.


1972 

Árbol viento rugido caracola
nube sombras abrazo muchedumbre
piedra mano pasión presagios lumbre
mecánica silencio mente ola

ángel rumor secretos amapola
cierzo selva mugido pesadumbre
crines plata sospecha sien costumbre
rosa madre misterio azul corola

mármol tronco diluvio sueño ausencia
fiesta salvaje ser gozne murmullo
hálito dulce hacer canción reproche

ciego milagro solo fe paciencia
niño pasar gigante bien arrullo
queja interior semillas de la noche.

                                              (El Escorial, 1972)


Lewis Hine con un pequeño vendedor de periódicos.

1994

Memoria melodía meridiano
lugar luz lucidez lujuria luna
forajido fortín fogón fortuna
humo hueso humedad humor humano.

Viento viernes visión viaje verano
brazo breve brillante brocal bruna
caricia cacería canción cuna
manada mascarón margen mar mano.

Conciencia enojo desamor seguro
isla refugio frente ala tormenta
lágrima rueda confluencia clara.

Surco destino voluntad conjuro
crecer sonido catedral cuarenta.
La casa de palabras que me ampara.

                                            (Madrid, 1994)


Al pie de la sombra, AJR.

2005

Al
     caer
            el
                sol
                      ve
                           la
                               luz
                                     que
                                           le
                                               da
                                                    su
                                                         don
                                                                 sin
                                                                        fin.

                                            (Mar Menor, 2005)

10 comentarios:

Carlos Medrano dijo...

La sorpresa despliega su colección de palabras.
¿O tras el juego había más?
Sonrío y sin explicar el efecto, ahí me quedo.

Antonio del Camino dijo...

Palabras. Luz. Sin duda excelentes argumentos a los que asirnos en tanto caminamos. Hermosas, las fotos que acompañan; especialmente, la última.

Abrazos.

virgi dijo...

Huellas, pasos, recuerdos, sombras, surco,luz, rumor, ausencia, manantial...

Muy sugerente.
Besos

Alfredo J. Ramos dijo...

Carlos, lo que se ve es lo que hay (por decirlo con monosílabos...). Si he conseguido dibujarte una sonrisa, me doy por satisfecho.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio. Siempre con las palabras en busca de algo de luz. Otro abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Virgi. Siempre me alegra verte al otro lado. Más besos.

mabel casas dijo...

alfredo
un placer leer esta trilogía de tres tiempos

cada una tiene un brillo diferente
pero coinicden en el jugar con la poesía , la voz y la palabra
la forma
que no es otra cosa que la tinta musa en tus tres tiempos
un gusto pasar
cariños

Alfredo J. Ramos dijo...

Muchas gracias, Mabel, por pasarte y por tan amables palabras. Un beso

Juan Manuel Macías dijo...

La libertad de las palabras para elegir sus corros. Qué misterioso es el factor tiempo en poesía, y cuantas voces van yendo y viniendo, perdiéndose y recuperándose. Me han gustado mucho los tres.
Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Juan Manuel. Palabra y tiempo, más allá del peso que a ese binomio le han dado tantos poetas (con Machado a la cabeza), tal vez compongan el eje fundamental de nuestra condición de «seres verbales» y hasta «verbíboros». Otro abrazo.