jueves, 5 de abril de 2012

Clara luz de abril


Un jueves santo, otro 5 de abril, una mañana que acaba de empezar.

Muchas razones para comprender que la vida es una búsqueda permanente de equilibrio.
Que las cosas no siempre son lo que parecen.
Que los mejores paisajes no se ven desde las posturas más cómodas.
Que hay que saber seguir la propia senda pero sin perder de vista a los demás.
Que quienes de verdad importan siempre están ahí.

La vida es realmente tan hermosa que merece un constante ejercicio de confianza.




Las imágenes de la postal son de Segundo de Chomón, pionero del cine español.

3 comentarios:

Carlos Medrano dijo...

Inesperada belleza. Recomendable.

Si todo esto (estas palabras e imágenes) es nuestro, incomprensible que vivir luego no resulte tan fácil.

Un respiro, un deseo. Compartido.
Abrazos.

Fernando Ramos dijo...

Parace mentira que a veces nos cueste tanto descubrir la magia de las cosas sencillas, y en definitiva del amor. Me ha gustado mucho, las mañanas de jueves santo como dice el refrán siempre suelen ser claras, aunque esta brilló un poquito más de la cuenta.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Carlos y Fernando. Una alegría saberos ahí.