sábado, 17 de marzo de 2012

Reflejos

«El instante decisivo».
Fotografía de Cartier-Bresson, 1932.

Alla
odnof fondo
deed
alla 
redder 
esse
divisaasivid 
aununa 
manadaadanam
aiartilossolitaria
deed


*
YOSOY
YOSOYEVAYAVEYOSOY 
YOSOYADANYNADAYOSOY
YOSOYESEYESEYOSOY
YOSOYODIOSOIDOYOSOY
YOSOY
*

  yoes yoes 
setnaeuqobboqueantes 
omoccomo
 pecessecep
somrefneenfermos.


Palíndromos ilustrados (5).

4 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Veo en este juego de espejos/reflejos/palíndromos, quizá,la imagen última de una Red en la que, cada vez más, andamos enredados. Interesante, sobre todo (y, por supuesto, siempre a mi juicio) esa sucesión de "nadas", "adanes", "yoes", "dioses", "odios" y demás ecos, que parecen reclamar una presencia solida y cercana, y que, a la postre, son, como bien se concluye: yoes boqueantes como peces enfermos.

Muy interesantes estas últimas muestras que vienes compartiendo. Gracias.

Abrazos.

Navajo dijo...

Así que, al final, el espejo permite confirmar que eso de dios quizá no sea más que un pez boqueante.
Me gusta este camino palindrómico que has iniciado; a lo mejor, siguiendo tus pasos, descubramos que sólo somos la parte invertida de un palíndromo, lo que explicaría muchas cosas

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio: enred@dos, bien dices, en esta forma de comunicación que a veces puede resultar estresante y hasta vertiginosa, pero que siempre puede ponerse al resguardo de los amistosos deseos de compartir inquietudes. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Navajo: muy aguda tu reflexión. Eso de «la parte invertida de un palíndromo» como cifra de la existencia humana tiene algo de conradiano, como si nuestra verdadera condición (o una parte sustancial de ella) sólo se revelara en contacto con la línea de sombra... Celebro que te gusten estos juegos. Me anima a proseguirlos.