martes, 14 de febrero de 2012

CqA*

Soneto mínimo para Antoni Tàpies, 
in memóriam.
                                             
                                              Le
                                                  di
                                                      mi
                                                          fe.
                                                            ¿Qué
                                                          vi
                                                      si
                                                 sé
                                         que
                                              no
                                                  me
                                                       ve?
                                                    No
                                                    sé.

*CqA: Credo quia absurdum.

Imagen: Tàpies, Forma negra sobre cuadrado gris, 1960.
Fundació Antoni Tàpies, Barcelona.

4 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Original y apropiado homenaje a todo un maestro, no sólo de las artes plásticas. Este soneto mínimo me recuerda a aquellos otros con los que tanto se "jugó" antaño, en aquel espacio hospitalario de Poesía.com.

Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Soneto-interrogante. Qué vi. Mi fe.
Me gusta pronunciarlo, lo cual es muy buen síntoma.

Alfredo J. Ramos dijo...

Estoy de acuerdo, Antonio: algo más que un artista, tal vez un filósofo que nos ha enseñado a reflexionar sobre y con la materia.
Y es verdad que en el foro de sonetos de poesía.com se exploraron muchas de las posibilidades de este «diamante de las estrofas», como una vez la llamó uno de los más asiduos.

Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Olga, celebro que te guste pronunciarlo: no puedo imaginar mejor destino para un poema.

La pregunta por el ejercicio de la fe no hace más que subrayar el asentimiento ante una emoción que asume su estado. Me parece que el arte de Tàpies exige incorporar el riesgo de no entender para ir más allá de lo que "en apariencia" está en juego. Los diálogos entre Tàpies y Valente (entre otros) son muy elocuentes al respecto.

Un abrazo.