lunes, 4 de julio de 2011

American Pie

American Pie, el disco (1972)
Al parecer todo el día han estado corriendo por la red rumores presuntamente nacidos de lo que se suele denominar fuentes bien informadas que aseguraban que hoy 4 de julio el presidente Obama había sido asesinado a tiros por un francotirador solitario mientras participaba en un acto político en Iowa.... Al parecer todo el día han estado corriendo por la red rumores surgidos del saqueo de una cuenta de Twitter que aseguraban que Obama había sido asesinado por dos disparos realizados por un tirador solitario que lo hirieron en el cuello y en la zona pélvica con gravedad tal que se produjo su muerte de forma casi instantánea... Aún se podría añadir una tercera, cuarta y enésima versión con leves o no tan leves variantes sobre esta instantánea leyenda urbana que -ya se verá- sin duda ha de cazar a muchos incautos y que incluso puede poner en marcha una nueva ola conspiranoica (todo el mundo sabe que Obama es solo un doble),  una más de las que nacen cada día sin que nos demos cuenta. A estas horas, 22:00, mientras por estos lares (y laras) IU corre presurosa y pisando cayos hacia el suicidio, todavía pueden verse en Internet páginas como ésta en la que el relato de la «noticia» sobre Obama (porque noticia hay) contraviene todas las normas que creíamos exigibles a la presentación de una... noticia. Es algo así como la actitud de aquel predicador ultramontano y más tramposo que un vendedor de crecepelo que solía empezar su sermón con un rotundo: «¡Dios no existe!»...  y solo tras unos segundos de suspense astutamente manejados se decidía a añadir: «... dice el impío en su corazón». ¿Cuántos miles de personas habrán creído a pie juntillas o a pies juntillas o incluso a pie juntillo -que de ambas tres formas admite la locución adverbial  la plantilla del diccionario sobre el que estas líneas se están escribiendo solas solas solas- la impactante antes que falsa (o en ese orden) noticia que afirmaba que el presidente Obama había sido asesinado asesinado asesinado...  ?

Hoy es 4 de julio. Un buen día para escuchar a Don McLean. Ya tenía yo ganas de poner aquí este American Pie que escuchaba hace más de tres décadas en lugares insospechados y en un tiempo en el que pese a las carencias indecencias y maledicencias de toda índole que nos rodeaban tan solo parecía existir verdaderamente el hecho bruto de una juventud que entonces nos parecía interminable.

Los hackers que tan estúpidamente bromean con los indecisos avatares de la delgada frontera entre el ser y el no ser en el fondo saben que hay un sentimiento al que nadie consciente logra sustraerse: estamos vivos de milagro.




5 comentarios:

Fernando Ramos dijo...

Cierto es, estamos vivos de milagro... hace poco leí que Picasso dijo: "Meterse en la bañera y no deshacerse como un terrón de azúcar... Todo es milagro."

Fernando Ramos dijo...

Por cierto, American Pie un temazo...

Navajo dijo...

Creo que este tipo de historias, unidas a la reciente rechifla del niñato americano Tom MacMaster, autor del blog “Una lesbiana en Damasco”, en el que se hacía pasar por una bloguera siria lesbiana, y tantos otros escándalos similares, certifican la muerte del periodismo, al menos del periodismo que hemos conocido y apreciado durante el siglo XX.
Internet ha instaurado la universalización y la inmediatez de la información, pero también ha puesto la semilla de la desconfianza, ha desterrado el rigor y ha generalizado la mediocridad y el ruido. Pasará tiempo antes de que este nuevo (y por ahora deleznable) periodismo se autorregule y cree nuevos códigos y procedimientos; hasta entonces, si llegamos a verlo, vamos a ver pasar muchos falsos cadáveres. Respecto a eso, han pasado ya 30 años desde que los americanos intentaron matar a un presidente (Reagan tiroteado en 1981), tal vez esté llegando el momento de un nuevo scoop, y Obama podría ser un candidato ideal.

cristal00k dijo...

Más que bueno, un tema fetiche, para una generación en concreto... aunque fuese ese, prácticamente el único conocido de McLean para una gran mayoría. Creo haberlo escuchado miles de veces y me sigue gustando.
Por lo demás, suscribo a Navajo de forma casi unánime. Esa falta de rigor, provoca en muchos casos desgraciadas e involuntarias confusiones... a algún/a incauto/a como servidora...
En fin! servidumbres del medio, supongo...
Abrazos, paisano.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias por tan esclarecedores comentarios y abrazos a los tres.