jueves, 23 de junio de 2011

Canción del agua nueva de San Juan


Agua limpia de San Juan,
todo viene y todo va.
Pero las penas se quedan
en el camino de piedra.

Agua de la mañanita
alegre del día más largo.
Agua que toda la noche
han estado vigilando
las hadas blancas del bosque
y el señor de los castaños.

Agua fresca de San Juan,
todo viene y todo va.
Pero las penas se quedan
junto al río, entre la niebla.

Agua lustral, sanadora
de todos los sueños malos.
Agua en la que el sol refleja
recién nacido su alado
resplandor. Agua secreta
que durará todo el año.

Agua nueva de San Juan,
todo viene y todo va.
Pero queda una gran pena:
quien la canción me enseñara
              ya no está.

Imagen superior, Amanecer en Entre Ríos. © Luis Niez.



5 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Bella canción y hermoso homenaje. Prueba de que, de alguna manera, quien te enseñó la canción, sigue presente.

Feliz noche bruja. Aprovechemos para quemar lo inútil y regenerarnos en las llamas de este nuevo San Juan.

Un abrazo,

Olga Bernad dijo...

Noche de ausencias y presencias, pero sobre todo noche bruja, como dice al anterior comentarista.
Y qué curioso unirlo al wish you were here. Hace tres años, yo lo uní también. Casualidades.
Abrazos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Antonio, por estar siempre tan atento y con la palabra amiga por delante. Aparte de quemar todo lo inútil, tampoco sería mal momento para deshacerse (no digo quemar, que con una Inquisción ya tuvimos bastante) de unos cuantos inútiles... Un abrazo (y a ver si amaina "la caló").

Alfredo J. Ramos dijo...

Gracias, Olga. Vivi despierto las primeras horas del día más largo y puedo dar fe de que hadas y brujas (fadas e meigas) bajaron a remojarse las enaguas en las fuentes del amanecer. Tal vez por ello la primera luz del día de San Juan fue más fresca que en estos días de la primera canícula del año.

He estado buscando en tu blog la entrada de esa conexión Pink Floyd-San Juan, pero no he logrado dar con ella. Lo que me llevó a enlazar ambos contenidos, además de la expresión del título y el extraordinario diálogo de las guitarras, fueron las imágenes que ilustran el vídeo; me parecían un cierre que "rimaba" con la fotografía del principio y, sobre todo, con el sentido íntimo del poema.

Siempre son un placer tus lecturas, ya lo sabes (y más siendo consciente de que ya estás de vacaciones). Otro abrazo para ti.

Olga Bernad dijo...

No la uní en el blog, no hay rastro de eso;-)
Veo que tuviste un buen día de San Juan, eso pide un buen verano. A por él!